MENÚ
jueves 20 septiembre 2018
23:17
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Muere David Goldblatt, el documentalista del apartheid

Fallece a los 87 años el fotoperiodista que denunció la brutal represión del régimen racista de Suráfrica

  • David Goldblatt posa durante un exposición en Suecia.
    David Goldblatt posa durante un exposición en Suecia.
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

25 de junio de 2018. 20:44h

Comentada
Javier de Antonio.  Madrid. 25/6/2018

ETIQUETAS

Fuera por su condición de judío, por su espíritu rebelde e inconformista o por su obsesivo afán por denunciar las miserias e injusticias que le rodeaban, David Goldblatt transformó su oficio de fotoperiodista por el de fiscal ineludible de la realidad surafricana más tóxica: la del apartheid.

Una obsesión que le acompañó durante toda su vida, una vida con una cámara en las manos, que ayer cerró definitivamente el obturador de su objetivo tras fallecer a los 87 años en su casa de Johannesburgo, “en absoluta paz”, en palabras de sus familiares.

Nieto de refugiados judíos lituanos, Goldblatt comenzó su trabajo fotográfico en 1948, justo cuando el fanatizado régimen del apartheid fue instaurado oficialmente en una Suráfrica de dos colores, blanco y negro, con derechos o sin ellos, y que él documentó exhaustivamente a través de la lente de su cámara. Cinceló con imágenes las huellas del colonialismo, de los claroscuros de una sociedad surafricana fragmentada por la desigualdad, algo que él siempre quiso visualizar para que la historia lo juzgase.

Junto a Alf Kumalo, Ernest Cole, Kevin Carter, Jürgen Schadeberg y Sam Nzima formó la punta de lanza de la denuncia social contra el régimen racista, cuyas imágenes llegaron a las portadas de medios de todo el mundo. Las sociedades occidentales pudieron comprobar de primera mano la crueldad de un régimen que mediados los años 90 vivía sus últimos estertores. Fueron años de intenso trabajo, de paseos visuales por los barrios más desfavorecidos de Johannesburgo, escenificando en terribles instantáneas lo que ya era un clamor en el resto del mundo.

Cuando el apartheid se desmoronó como un castillo de naipes y Nelson Mandela accedió en 1994 a la presidencia del país, Goldblatt no dejó de escudriñar las luces y las sombras del país, aunque su ojo crítico se tornó más descriptivo y menos mordaz. Apostó por mostrar la belleza de los paisajes surafricanos, la alegría desbordada de sus gentes una vez que la libertad, al menos política, llegó a sus vidas. Fruto de su excepcional trabajo, llegaron los reconocimientos.

En 1998 se convirtió en el primer surafricano en tener una exposición personal en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York. En 2006 recibió el prestigioso premio Hasselblad; en 2009, el galardón de la fundación Henri Cartier-Bresson; en 2016, el Commandeur des Arts et des Lettres por el Ministerio de Cultura francés y cuenta, además, con un largometraje documental sobre su vida se estrenó el año pasado.

La muerte de Goldblatt puso fin a 50 años de carrera de un fotoperiodista que usó como nadie la denuncia silenciosa, con imágenes conmovedoras que nunca eludieron la brutalidad de los actos que documentó durante cinco décadas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs