Fútbol

El Real Madrid se rehace y toma El Sadar contra Osasuna 1-4

El Real Madrid ha dado la vuelta al marcador en Pamplona, con madurez y paciencia tras el comienzo arrollador del conjunto local. Los de Zidane han sabido rehacerse. Jovic marca

Isco celebra el primer gol del Real Madrid frente a Osasuna
Isco celebra el primer gol del Real Madrid frente a Osasuna FOTO: Alvaro Barrientos AP

El Real Madrid de Liga, en el que los experimentos son más aislados, va mostrando firmeza en lugares donde antes temblaba o donde otros equipos han dudado. El conjunto de Zidane no lo tuvo fácil y durante muchos minutos del principio parecía perdido, superado por el entusiasmo local y un estadio que ha hecho de su resistencia frente a la adversidad y los poderosos una leyenda. Otro Madrid habría naufragado, con el marcador en contra y el rival crecido, después del golpe en Copa contra la Real Sociedad.

Ni se agobió ni le dio por las prisas o por el miedo. Despertó de su letargo, de sus continuas imprecisiones y se hizo con el mando del partido para darle la vuelta. Era un equipo perdido y sin pelota y encontró el sitio y la pelota. Fue sucifiente para superar un campo que se atraganta, domar un rival y quitarse otro escollo del camino en busca de LaLiga. Ahora espera a ver qué hace el Barcelona.

Con Zidane es imposible adivinar la alineación. La sorpresa en Pamplona fue Bale, un futbolista que puede que se reenganche, pero ahora parece muy lejano del proyecto común del conjunto blanco. Titular, su papel durante el encuentro fue intrascendente, como está siendo esta temporada. Fueron otros lo que levantaron al equipo, le despejaron las posibles dudas que pudo dejar la derrota en Copa y levantaron el vuelo: Isco y Modric. El primero hizo uno de sus encuentros más determinantes en mucho tiempo. Más efectivo que barroco, con menos lucimiento personal y mucho más pensando en el equipo. Fue él quien encontró el hueco para un pase a Bale, para demostrarle al rival que el Real Madrid iba a presentar batalla. Y también fue el que marcó de una volea tras un semi fallo de Bale.

Para el gol de Isco, Osasuna ya se estaba dando cuenta de que el partido se les estaba escapando. El conjunto navarro salió con entusiasmo, lanzado, arrollador, sobre todo por la banda izquierda, haciendo mucho daño a una defensa que no sabía como detener esos balones a su espalda. Hizo un gol y dio la impresión de que iba a asustar al Madrid como hace con casi todos los que pasan por El Sadar.Pero reaccionó el Madrid, inteligente, cambiando el juego, buscando a Mendy y a Carvajal en las bandas. Marcó Isco y después Sergio Ramos, en un saque de esquina.

En la segunda parte, el partido se durmió: el Osasuna no podía, el Madrid lo tenía todo controlado y esperaba su oportunidad. Llegó con Lucas Vázquez y al final, también, por fin, Jovic.