El coronavirus llega a la F-1: tres miembros de McLaren y Haas, aislados

El Mundial de Fórmula Uno arranca el próximo fin de semana en Melbourne

Tres miembros del personal de los equipos McLaren y Haas de F-1 se han autoaislado como medida de prevención en el Gran Premio de Australia, mientras se someten a pruebas para ver si tienen coronavirus. El Mundial arranca este fin de semana en Melbourne y todos los equipos están actuando con extrema precaución para evitar la posibilidad de que cualquier persona enferma pueda infectar a alguien más. Ante la aparición de algunos miembros del equipo que muestran síntomas de fiebre, se ha establecido un plan de contingencia.

Un miembro del equipo McLaren, más dos del personal de Haas, han sido evaluados y aislados para completar las pruebas. McLaren emitió un comunicado al respecto en el que decía: "Podemos confirmar que un miembro del equipo se ha autoaislado en el hotel como medida de precaución, de acuerdo con nuestra política, después de mostrar síntomas similares al coronavirus”. “Estamos esperando los resultados de las pruebas y actualmente no tenemos un marco de tiempo definitivo. El equipo está operando de acuerdo con nuestro programa normal”, indica la citada nota. Con los resultados de esas pruebas, que probablemente tardarán varias horas, ambos equipos han confirmado que su personal ha regresado a sus hoteles y se les ha colocado en una condición de autoaislamiento hasta que se sepa si han contraído el virus.

No está claro cuáles serán las implicaciones para la F-1 y el Gran Premio de Australia, si se confirma que alguno de los miembros de equipos tiene coronavirus. Australia ha intensificado sus intentos de tratar de contener el virus, anunciando que está prohibiendo a los italianos viajar al país desde el miércoles por la noche, si bien ello no afectará al personal italiano de Ferrari, AlphaTauri y Pirelli, que pudieron viajar a Melbourne antes.

La F-1 emitió un comunicado a principios de semana diciendo que estaban adoptando un enfoque científico para manejar la crisis del coronavirus y que estaban estableciendo un plan de acción. “Se desplegarán equipos específicos de expertos en aeropuertos, puntos de tránsito y circuitos para proteger al personal, centrados en el diagnóstico, la gestión y la extracción de casos sospechosos”, se decía en el mismo. Esta situación se ha producido justo después de que los medios australianos informaran que un ciudadano que asistió a una función en un hotel cerrado cerca del circuito de Albert Park fue diagnosticado con COVID-19, por haber ignorado los síntomas durante varios días. El hotel no estaba abierto al público en este momento, por lo que ningún personal de la Fórmula Uno se ha visto afectado por esta circunstancia.