Nadal, Carlos Sainz, Figo, Reyes... así es la “cacerolada” del deporte

Los deportistas solían evitar los conflictos políticos. La pandemia lo ha cambiado y muchos critican con dureza al Gobierno de Pedro Sánchez

Víctor Sánchez del Amo, el exentrenador del Málaga, se indignó ayer: «Ahora que está de moda hacer y deshacer leyes como churros, ¿sería mucho pedir una ley que penalice y prive a los políticos de sus privilegios en el caso de que no cumplan con su palabra o directamente mientan? ¿Nos tomamos ya en serio el futuro de España, el de nuestros hijos?», escribió en Twitter después de conocerse todo el lío de la reforma laboral. El exentrenador ya había usado Twitter para quejarse de los políticos que nos gobiernan. Víctor intenta mantener la generalización, hablar de políticos, sin dar nombres ni siglas. Pero otros deportistas españoles sí que han mostrado sus preferencias en esta cuarentena, algo imposible en otros tiempos.

Normalmente los futbolistas o los deportistas de élite prefieren mantenerse en un segundo plano cuando les preguntan por la actualidad política. Saben que no les va a dar muchos beneficios posicionarse y mantienen las respuestas neutras o tópicas. Sin embargo, la situación sin precedentes en España ha llevado a un «despertar» político también sin precedentes en los actores del deporte. Y en su gran mayoría ejerciendo la oposición al Gobierno de Pedro Sánchez.

Sólo se ha oído una voz defendiéndolo: a Vicente del Bosque, que, sin venir mucho a cuento, atacó a Fernando Alonso, sin nombrarle, por cierto. El piloto asturiano había dicho que el Gobierno reaccionó tarde frente a la pandemia y el entrenador campeón del mundo aseguró que quien no pagaba impuestos en España, mal podía opinar.

Hay afirmaciones más o menos rotundas y otras con más matices. También depende de la situación en la que se encuentre quien la haga. Si habla Rafa Nadal, el altavoz es mayor y el ruido que hace es casi infinito. «No tomamos las medidas preventivas adecuadas», dijo el tenista en alguna de las seleccionadas entrevistas que ha concedido. También propugno por una especie de mando de los mejores y se desató la tormenta. Nadal defiende su derecho a opinar, como todo el mundo, pero lo cierto es que sus palabras resuenan mucho más. El tenista siempre es prudente y sus críticas son muy moderadas, consciente del puesto que ocupa en el imaginario de los héroes de los españoles.

Muchos más suelto, sobre todo en Twitter, se expresa Feliciano López, muy crítico con el Gobierno y estos días de caceroladas, muy enfadado con que las Fuerzas de Seguridad defiendan la casa del vicepresidente Pablo Iglesias y de la ministra Irene Montero. «¿Llamamos a los Navy Seals?», escribió.

Sus comentarios generan muchísimas reacciones y lo cierto es que Feliciano decide entrar al trapo o debatir, dentro de las posibilidades de debatir en un medio como Twitter. También su colega Verdasco tuvo su momento cuando aseguró que una encuesta suya (con preguntas críticas contra el Gobierno) había sido censurada por Facebook. Los usuarios le explicaron que eso sucedía con todas las encuestas que superaban una determinada cifra en la red social.

Alfonso Reyes, presidente de la Asociación de Baloncestistas Profesionales y que ha superado el coronavirus, es de los más activos y no entiende el amor que despierta Fernando Simón en algunos sectores, cuando tantos errores ha cometido.

Carlos Sainz hijo, en su mejor momento deportivo, no se calló: «Personalmente, me está gustando la contundencia y el liderazgo del alcalde de Madrid, Martínez-Almeida. Es de los pocos políticos a día de hoy que habla de manera clara y directa, responde a las preguntas y aporta soluciones concretas. Por supuesto que cada uno podrá estar más o menos de acuerdo con lo que dice dependiendo de su ideología, pero yo creo que está dando la talla estos días tan complicados», dijo Sainz. «Lamentablemente no me sale decir lo mismo de otros muchos políticos, de uno u otro color», dijo. O el delantero del Granada Roberto Soldado, muy duro con el Gobierno: «Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados», escribió. O Figo. O Pepe Reina, que en su actividad en Twitter no esconde su ideología y sus «me gusta» a palabras de los representantes de Vox: «Están haciendo el ridículo día tras día», dijo del Gobierno por las mascarillas.