El viento derriba a Landa

El ciclista español se queda cortado en los abanicos y pierde más de un minuto con Roglic y con Bernal

Las previsiones meteorológicas a veces se cumplen. Se anunciaba viento y hubo viento. Se preveían abanicos y hubo abanicos. Ineos estaba preparado para acelerar cuando comenzara a sentir el aire y se puso a la tarea. Bernal llegó por delante, pero arropado por toda la armada del Jumbo: Roglic, Dumoulin y Van Aert, que vio despejado el camino en el esprint para lograr su segunda victoria de este Tour.

“Todos sabían que el día era complicado en los últimos 30 o 40 kilómetros”, reconocía el ciclista de Movistar Carlos Verona después de la etapa. “El viento era más favorable de lo que pensábamos e Ineos se ha puesto a un ritmo muy fuerte”, añadía.

Todos estaban avisados, pero unos más atentos que otros. Los condenados fueron Landa y Pogacar, cortados por detrás y entregados a una contrarreloj en la que poco tenían que ganar. El ritmo del grupo de delante era más fuerte y los segundos iban cayendo hasta llegar al minuto y 21 segundos de diferencia con el que entraron en la meta.

De nada sirvió que encontraran ayuda en el grupo que venía por detrás con corredores como Pello Bilbao, el compañero de Landa en el Bahrain. Pogacar entró en meta apretando los dientes y tirando del grupo para arañar algunos segundos que permitieran aliviar un poco la condena.

La estrategia salió medio bien para Ineos, que perdió a Carapaz por el camino. El ecuatoriano sufrió un pinchazo que le descolgó del primer grupo y su equipo sacrificó a Castroviejo para que lo devolviera al terreno de los favoritos. Pogacar y Landa fueron conscientes de su desgracia cuando alcanzaron a los dos a pocos kilómetros de meta.

El ritmo que llevaba el grupo delantero era inalcanzable. Se quejaban los ciclistas en los últimos días de la infernal velocidad a la que ruedan en los primeros días de la carrera. Nada comparado con lo de esta etapa. Y nada comparable a la capacidad de Wout Van Aert, que después de ponerse a tirar un rato del grupo de los favoritos para aumentar la ventaja, se permitió liquidar la victoria en el esprint.