Dustin Johnson: el bombardero indomable

Jon Rahm se quedó con la miel en los labios. Tratar con alguien como Dustin Johnson en el campo cuando está desatado, efectivo y concentrado hasta la médula y con un juego capaz de ganar a cualquiera, es imposible. El norteamericano ha demostrado que la vuelta a la competición, el reseteo particular, le ha sentado fantásticamente bien

Inabordable ha estado Dustin Johnson durante todos los playoffs de la FedEx Cup, logrando el primer puesto en el Northern Trust y a pesar de que Jon Rahm consiguiera arrebatarle la gloria en la anterior cita, el BMW Championship, pero su progresión ha sido más que evidente. El norteamericano ha ido acelerando su curva de crecimiento, sus prestaciones y sus números, ganando en confianza y pegada, ganando en respeto.

Porque todos le respetan por la manera en que ha concluido la temporada, con una demostración impactante de que tanto en el juego largo como en el corto, los approach y en la parte mental es el número 1, posición que precisamente ostenta e impide con esta victoria que se la arrebate el español, por no mencionar que gana por primera vez el Orden de Mérito del circuito y que se lleva a casa 15 millones de dólares (unos 12,7 de euros).

Además, le sirve también para aumentar su distancia en la lista de máximos ganadores desde 2008, con 23 entorchados, dos por delante de Tiger Woods y cinco por delante de Rory McIlroy.

Eso sí, las prestaciones de Rahm han sido también de sobresaliente, habiendo podido llegar a la matrícula de honor de no ser por DJ. Porque el de Barrika apretaba los dientes y la clasificación este último día con 66 impactos (eagle, cinco birdies, bogey y doble bogey), quedándose a cuatro golpes de Johnson y a uno de Justin Thomas y Xander Schauffele, segundos empatados.

El de Barrika, como decimos, lo intentó por todos los medios posibles, con un birdie en el 3 al que desafortunadamente le siguió un doble bogey en el 4, que coincidió con el auge de DJ (tres birdies entre el 1 y el 6). El vizcaíno reaccionó restando en el 4 y con un eagle en el 5, mientras que Johnson respondía naufragando ligeramente con bogeys al 7 y al 8, pero ya no erraría más hasta el final, donde se anotó otro birdie (68 en su total del día).

Ahora todas las miradas se posan en el US Open la semana que viene en Winged Foot. Otra de cita de altura que, lógicamente, tendrá al norteamericano como máximo rival a batir.