La modelo que acusó de violación a Cristiano Ronaldo se someterá a un examen de “capacidad mental”

Kathryn Mayorga quiere demostrar que “no estaba bien” cuando aceptó una compensación de casi 300.000 euros. Si tiene éxito, CR7 podría sentarse en el banquillo

La ex modelo que denunció haber sido violada por Cristiano Ronaldo se someterá a un examen para valorar su “capacidad mental” y determinar si entendió los términos de la compensación de más de 300.000 euros en virtud de un acuerdo alcanzado en 2010, según adelanta hoy Mirror.

Kathryn Mayorga, de 36 años, está tratando de demostrar que no estaba lo suficientemente bien como para comprender los términos del acuerdo con la estrella de la Juve. La ex modelo comparecerá ante un tribunal de Las Vegas tras un fallo emitido la semana pasada por la jueza de distrito estadounidense Jennifer Dorsey. Si tiene éxito, Ronaldo podría ser llamado a declarar en audiencia pública. Mayorga alega que Ronaldo la atacó en el ático de un hotel de Las Vegas en 2009, lo que el futbolista, de 35 años, ha negado con rotundidad en multitud de ocasiones.

Mayorga asegura que se encontró con Cristiano Ronaldo en el Rain Nightclub del hotel Palms de Las Vegas (Estados Unidos) en junio de 2009, pocos días antes de hacerse oficial el fichaje del jugador por el Real Madrid. Según la joven, habría seguido de fiesta con el jugador en su suite en el hotel, donde éste habría cometido la supuesta violación. La estadounidense fue a la policía, pero nunca identificó en su denuncia a Cristiano Ronaldo por su nombre y sólo le describió como una “gran estrella de fútbol”.

Una compensación millonaria

Los abogados de la modelo sostienen que el pago de 375.000 dólares (338.590 euros) en 2010 fue en realidad un soborno para mantener la historia en secreto. En unos documentos filtrados en 2019, se admite el pago por parte del crack de la Juventus, pero no como admisión de culpa sino para mantener el caso lejos del foco mediático. El acuerdo se cerró en 2010.

La policía reabrió el caso en 2018 después de que Mayorga identificara a Ronaldo, pero no se presentaron cargos. Posteriormente, presentó otra demanda en un intento por anular el acuerdo de confidencialidad. Los abogados de Ronaldo habrían intentado evitar que se revisara su capacidad mental.