Juan Espino, el luchador español que triunfa en la UFC: “Quiero llegar al top-15 y pegarme contra mis ídolos”

‘El Guapo’ cuenta en una entrevista a LA RAZÓN que espera alcanzar su meta en 2021: “Lo normal es que la siguiente pelea sea en diciembre”, anuncia

Juan Espino, conocido como ‘El Guapo’, está en “su momento más dulce”. Viene de ganar por sumisión a Jeff Hughes en 3 minutos y 48 segundos y tiene la mirada fija en el top-15 de la UFC: “Quiero ser uno de los mejores luchadores del mundo”, cuenta a LA RAZÓN en una entrevista en la que hablamos con él sobre su aparición en La Resistencia, sus inicios e influencias de otras disciplinas, su llegada a la UFC, su último combate y los que están por venir.

  • Si tuvieras que elegir entre ser el número 1 de la UFC o hacer un anuncio de Clipper, ¿qué elegirías?

(Risas) Hombre, con todo el cariño del mundo, ser el número uno de la UFC. Evidentemente le haría un guiño a Clipper pero el deporte es una cosa y el Clipper otra. Pero mira, te digo una cosa, si tú supieras la cantidad de gente que me ve por la calle y me dice, ‘¿quieres un Clipper?’ Y yo digo, madre mía, me metí yo solo en la mierda. Está todo el mundo con la broma del Clipper.

Sinceramente, la gente se piensa que estaba todo preparado pero aquello fue improvisado, aquel tipo tardó como media hora en venir y el programa se paró. Yo no soy tan buen actor como para tener las palabras en la cabeza, me costaría mucho memorizarlas. La verdad es que pasé un rato muy divertido, fue bastante gracioso.

  • La Federación Española de Lucha te ha elegido como el mejor luchador español de todos los tiempos. ¿Qué significa para ti?

Que a mí solamente me comparen con los ídolos que yo he tenido desde pequeño ya es un sueño. Esto es un regalo que me hacen a todos mis años de trabajo, a todo mi esfuerzo, un reconocimiento porque llevo toda la vida vinculado a este deporte y he pasado por muchas etapas en mi vida. Y ahora mismo estoy en la mejor, en la más dulce y todo este tipo de nombramientos y de premios me hacen muy feliz.

  • Has llegado a la UFC pero antes has practicado otras disciplinas (lucha canaria, grappling, lucha senegalesa y kabaddi). ¿Cómo te han influido para sacar tu mejor rendimiento en la MMA?

Hacer un deporte diferente a otro lleva mucha adaptación. Yo he sido capaz de coger la esencia de cada deporte, aprender ciertos movimientos o técnicas que hagan que mi rendimiento pueda ser mejor. Creo que esa adaptación me ha hecho tener una facilidad para el aprendizaje. Y como la MMA es un deporte tan híbrido, porque mezclas tantas modalidades diferentes, he sido capaz de hacer como una esponja y absorber mucha más información que cualquier otra persona la cual solamente está centrada en su deporte.

  • En el combate contra Jeff Hughes, había momentos en los que parecía que hacías una agarrada de lucha canaria.

Hay técnicas que están vinculadas directamente. Por ejemplo, hay un momento en el que le agarro la cintura, le tiro hacia adelante, le meto la pierna, lo levanto… Eso es una cadera en lucha canaria y eso nunca se ha hecho en la UFC. En otro momento, le enganché una burra (técnica de lucha canaria), que tal vez sí se ha hecho más en UFC porque viene de lucha libre y otras modalidades.

Pero esto no es que mañana, cualquier luchador canario entre en la UFC y empiece a hacer caderas, burras y cogidas de muslos. No, porque hay muchas más cosas, hay un tema de distancia, hay un tema de enganches… Hay un trabajo previo de mucho tiempo, de sparring y de intentar adaptar los movimientos. Yo ya tengo esos conocimientos dentro de mí. Es verdad que hay ciertos detalles de mi forma de competir que está claro que están inspirados por la lucha canaria porque fui un luchador canario.

  • En 2013 llegaste al American Top Team, uno de los gimnasios del mundo más importantes para el desarrollo de las artes marciales. ¿Qué significó para ti?

Fue un punto de inflexión completamente en el aspecto de que ahí cambió mi visión. Es cierto que yo me equivoqué porque en el 2013 fui a Estados Unidos, empecé a entrenar con ellos y me decían que me quedara. Pero yo les decía que tenía que luchar con mi equipo de lucha canaria. Más tarde me di cuenta de que tal vez me equivoqué porque a lo mejor hubiera estado unos años antes allí. Llegar a la UFC no es fácil porque hay gente con mucho talento que le está costando llegar y no solamente es llegar, sino mantenerse.

Tal vez hubiera sido más fácil, hubiera tenido una carrera más alargada, aunque bueno, eso nunca se sabe. Cuando llegué a Estados Unidos me di cuenta de que esto era lo que me gustaba, era lo que sentía y quería demostrar de lo que era capaz. Mi nivel evidentemente se disparó.

  • ¿En qué momento te ves capaz de llegar a la UFC?

En el 2013 uno de mis entrenadores, la persona que me llevó a Estados Unidos, me dijo que iba a ser el primer español en llegar a la UFC (en aquel momento no había llegado ninguno). A mí eso me motivó. Incluso, en 2013, la UFC me llamó para pelear en aquel momento pero lo rechacé porque no estaba preparado.

  • En 2018 acudes al reality show, The Ultimate Fighter (TUF) ¿Fue la oportunidad de oro para entrar a la UFC?

Sí, claro. A mí no me gustan los reality show, aunque cada vez tengo más claro que si en España te quieres hacer un nombre, no te queda más remedio que pasar por el aro. Me dijeron que tenía que hacer muchos combates e hice seis en un año. Cuando me propusieron ir al reality, sabía que si ganaba entraba a la UFC y mi misión era 100% llegar a la UFC.

  • No entrabas entre los favoritos. ¿Cuándo entraste al reality, tú te esperabas ganar?

Yo cuando dije que quería llegar a la UFC, utilizaba la NBA como ejemplo: lo único que quería era tener mi camiseta del partido para toda la vida y decir que he jugado en la NBA. Y yo tan contento con mi camiseta (risas).

Lo que ocurrió es que, además de no estar entre los favoritos, ni siquiera daba el perfil para entrar. Al principio me empezaron a pasar un montón de cosas negativas, pero a cada cosa negativa yo me decía, ‘me daba igual’. Quería desafiar mis propios miedos. Una vez en la casa, el equipo de Robert Whittaker me eligió el tercero. Algo veían en mí porque no fui de los últimos en elegir. Lo que pasa que según iban pasando las semanas, iba pasando a todos por encima. Yo estaba en un bucle de querer demostrar que era el mejor y quería dejar una buena impresión para que me pudieran llamar por si perdía.

  • ¿Cómo definirías la experiencia? Como dices, al principio fue un poco difícil y tuviste el famoso encontronazo con Maurice Greene.

Fue una experiencia bastante extraña. Fue duro no solo por los problemas con Maurice, sino también por el tema de estar solo, no poder leer un libro, no poder ver la tele y estar sin música. Yo no sabía qué falta me hacía la música. Todo eso generaba estrés y no me dejaba aislarme.

Fue muy complicado, yo lo que intenté fue meterme en mi mundo gracias a la meditación y el yoga. Así conseguía más o menos aliviar el estrés que se generaba. Además, está el tema de los roces con los otros chicos. Yo evidentemente intenté siempre mantener un comportamiento digno porque sé que hay niños que están viendo este deporte. No quiero que la gente piense que esto es un deporte de macarras. Ya bastante agresivo es nuestro deporte como para tener nosotros actitudes arrogantes.

  • En la final del TUF te lesionaste y has estado dos años sin pelear. ¿Qué sensaciones tenías antes del combate contra Jeff Hughes?

¿Sabes qué? No tenía una sensación previa porque yo visualicé muchísimas veces esa entrada. Me ponía mi música y hacía el rito, como si fuera a entrar en el octógono. Luego cerraba los ojos, me imaginaba el combate y hacía mi pelea. Yo ya había estado allí 50 veces antes del momento en el que entré.

Entonces cuando tú te centras en el trabajo, no estás pensando en qué puede pasar. Esas dudas no las tenía porque estaba centrado en lo mío. Yo entré allí, puse el modo lucha y me daba igual si me estaban viendo millones de personas o si había gente en la grada. Incluso me daba igual si estaba en una de mis visualizaciones y no estaba en el combate. Una vez que mi cabeza está allí, ya empieza el trabajo.

  • Arrasaste a Jeff Hughes. Dominaste durante todo el combate y venciste en 3 minutos y 48 segundo. ¿Cómo influyó el tema del covid en la preparación?

Me influyó pero al final nos influye todos, mi rival también estaba influido. Pase una semana en Abu Dabi antes del combate y no podíamos salir del cuarto, solamente podíamos saltar a la comba. Fue una locura. Yo solamente pensaba que eso nos influía a los dos y que iba intentar demostrar que era el mejor. Tenía un pensamiento de superación para sobreponerme a cualquier cosa.

  • Esa mentalidad es la que te ha llevado hasta dónde estás.

Por supuesto, sin ninguna duda.

  • Está en tu mejor momento. Ya has dicho en varias ocasiones que tu objetivo es el top-15 de la UFC. ¿Cuándo veremos a Juan Espino dentro del top-15?

Yo pienso que el año que viene. Es una meta que puedo conseguir, me voy a esforzar para ello, pero tampoco pasa nada si no llega. Yo voy a seguir con mi dinámica de trabajo, trabajo y trabajo.

Yo estoy feliz con todo lo que me está pasando, me siento realizado y quiero seguir alargando mi historia. Incluso tengo una idea para plasmar mi historia en una gran plataforma de pago. Voy a seguir trabajando hasta que llegue un momento en el que yo esté tranquilo con lo que haya hecho, contento y ya no tengo esa motivación. Por ahora voy a seguir con el esfuerzo, el trabajo y enfocándome en mis objetivos.

  • Para los menos entendidos en UFC, ¿qué significa estar dentro del top-15?

Es un reconocimiento. Yo creo que, sin ser prepotente, soy mejor que alguno de los del top-15. La realidad es que los que están ahí, se lo han ganado.

Estar en el top-15 de los pesos pesados de la UFC significa que eres uno de los mejores luchadores del mundo. Quiero tener la posibilidad de pelear contra gente que han sido mis ídolos. Por ejemplo, yo fui a Las Vegas a ver a Alistair Overeem, cuando peleó contra Brock Lesnar, y ahora me quiero pegar con él. Todo esto es como si fuera un sueño.

  • Para finalizar, ¿cuándo te volveremos a ver dentro de un octógono?

Yo espero que sea más pronto que tarde. He estado hablando con los agentes y ya hay algo bastante avanzado. Existe una posibilidad de que sea de hoy para mañana. Estoy abierto a cualquier cosa, yo sigo entrenando.

Ahora mismo, si me dicen de pelear dentro de dos semanas, yo voy y peleo. Lo más normal es que la siguiente pelea sea en diciembre. Será pronto. Me gustaría terminar el año, si no es con tres peleas, que sea con dos. Quiero ir a por mi meta, pero siempre con la idea de cumplirla e ir a por el siguiente paso.

  • Muchas gracias por atender a LA RAZON. te deseamos lo mejor, te seguiremos de cerca.

Muchas gracias.