Los mensajes de Ryan Giggs con dos mujeres provocaron la pelea con su novia

La ex estrella del Manchester United admite la discusión por los celos de Kate Greville pero niega la acusación por violencia de genero

El seleccionador de Gales y leyenda del Manchester United, Ryan Giggs, fue detenido el pasado domingo bajo acusación de violencia de género por agredir presuntamente a su pareja, Kate Greville. Los hechos sucedieron tras recibir la policía del Gran Manchester un aviso de un alternado en una vivienda en Worsley, Salford, poco después de las 22 horas.

Gibbs ha negado la acusación pero admite que mantuvo una discusión provocada por los celos de su novia. Según publica The Sun, la pelea se inició por los temores de Kate Greville de que la hubiera estado engañando con dos mujeres, una de ellas modelo.

El as del fútbol, de 46 años, fue increpado por su novia tras descubrir unos mensajes mensajes en los que coqueteaba con otras mujeres y esto acabó en una fuerte discusión, hasta que alguien llamó a la policía.

Los mensajes estaban en el iPad de la ex estrella del Manchester United, que estaba vinculado a su teléfono y su novia los vio. La pelea, que se cree que fue presenciada por una segunda mujer, se les fue de las manos dejando a Kate con lo que la policía llamó “heridas leves”.

Una fuente cercana a la pareja asegura que “Kate ha soportado los rumores de que la ha estado engañando durante bastante tiempo. Estaba luchando por confiar en él pero luego encontró esos mensajes inapropiados a otras chicas y estalló”.

"Ella sabe quiénes son -añade esta fuente-. Una trabaja en Londres como relaciones públicas para un futbolista de alto perfil, la otra es un modelo con sede en Cheshire. “Ambas son más jóvenes que Giggs y muy glamurosas”.

Giggs se separó de su esposa Stacey en 2016 tras una infidelidad. También tuvo una aventura con la concursante de Gran Hermano Imogen Thomas, de 37 años. Giggs y Kate se conocieron mientras ella trabajaba de relaciones públicas para su empresa. Hizo pública la relación cuando la pareja fue fotografiada de vacaciones en Italia en agosto de 2018, ocho meses después de su divorcio.