Cavani, la estrella que ganaba 16 millones de euros y viajaba en autobús

Una biografía descubre anécdotas que reflejan la humildad del delantero

Edinson Cavani es un futbolista atípico, alejado del perfil de estrella que vive ajeno a la realidad. Muy apegado a la ciudad de Salto, en Uruguay, él es feliz allí, rodeado de su familia, sus caballos y de objetos de labranza. En Salto fue donde se refugió después de abandonar el PSG y antes de fichar por el Manchester United.

Humilde y muy cercano a la clase trabajadora, Cavani no olvida sus orígenes y en la biografía Cavani, el Matador, de Romain Molina, se descubren algunas anécdotas que reflejan el carácter del delantero uruguayo.

En el PSG se mostró siempre muy cercano a los trabajadores del club. “Solía ir a menudo a comer con los empleados del club y no con sus compañeros. Hablaba siempre con las señoras de la limpieza, con las amas de llaves”, se cuenta en la biografía.

Cavani nunca quiso aprovecharse de su posición, como refleja una situación que vivió con algunos trabajadores del PSG y que está recogida en el libro: “Al final de temporada, Cavani pidió la referencia de una prenda que le gustaba. Un empleado le dijo que podía cogerla y llevársela gratis y así se lo confirmó un representante de la marca deportiva. Cavani se negó. Adujo que ganaba mucho dinero y que no necesitaba que le hicieran regalos. Solo quería saber la referencia de la prenda para comprarla y se compró dos. Fue la primera vez que vimos a un jugador del PSG hacer eso. Es un pequeño gesto, pero solo lo hizo Cavani”.

Otro pasaje del libro que refleja su personalidad es el que cuenta algún viaje que hizo a Salto en autobús y en pleno invierno: “Había siete grados y llegó en un autobús regional después de seis horas por carretera. Cuando ganas 16 millones de euros al año, no es muy común”.