Unai Simón avanza entre el desierto

Luis Enrique defiende a Sergio Ramos, que parece lo único seguro en la selección española. El seleccionador ha encontrado un estilo, pero no un equipo

Unai Simón conversa con Luis Enrique después del partido de SuizaALESSANDRO DELLA VALLEEFE

Siempre he dicho que tengo tres grandes porteros y sé que no me creéis, pero con los hechos lo puedo justificar. Sigo teniendo tres grandes porteros, incluso diría cuatro o cinco porque hay alguno más que podría venir y la confianza en ellos es máxima y así lo demuestran los hechos”, decía Luis Enrique después del empate ante Suiza.

Con “los hechos" se refiere a la segunda titularidad consecutiva de Unai Simón en la portería. El seleccionador defiende que en su equipo cuenta con los jugadores que están en mejor forma y que nadie tiene el puesto asegurado y la muestra es el portero del Athletic, que debutó contra Países Bajos y se mantuvo en la portería tres días después en el partido oficial ante Suiza.

Son pocas las certezas que tiene España en la constante búsqueda de Luis Enrique, que ha conseguido un estilo pero no un equipo. De Gea, que parecía seguro, ya no lo parece tanto. Y Busquets, otro de los “intocables”, salió lesionado del partido contra Suiza. Lo único seguro en la selección es que seguirá jugando Sergio Ramos y seguirá lanzando los penaltis.

Los dos errores del capitán desde los once metros ante Suiza no han hecho dudar al seleccionador, que mantiene una confianza absoluta en Sergio. “Yo creo que los números de Sergio lanzando penaltis están al alcance sólo de los elegidos. Es más si hubiera habido otro penalti lo hubiera tirado él y si hubiera habido un cuarto, aunque hubiera fallado el tercero, también lo hubiera tirado él”, aseguró tras el partido en Basilea.

No tenía muchas ganas de hablar el técnico español, que no quiso dar detalles de lo que le dijo a Sergio antes de lanzar el segundo penalti. “Se puede saber, pero no me acuerdo”, dijo. Sin embargo, se extendió en la defensa del capitán. “No se puede uno subir siempre al carro cuando marca 25 seguidos y cuando falla dos, criticarlo. Seria de hipócritas. Hay una lista de tiradores que ponemos en la pizarra y el primero en la lista era Sergio Ramos, pues tiraría todos los penaltis que hubiera en el partido”, añadía.

Sergio Ramos no se toca y el estilo, tampoco, a pesar de que España sólo ha ganado un partido de los últimos cinco, dos de siete desde el regreso de Luis Enrique al banquillo de la selección, que acumula ya siete partidos y más de un año sin ganar fuera de casa. La última victoria como visitante llegó en septiembre del año pasado, en Rumanía (1-2) y con Robert Moreno en el banquillo.

Luis Enrique tiene otra dolorosa marca como seleccionador. Desde la retirada de Vicente del Bosque, que se marchó con una derrota ante Italia en la Eurocopa de 2016, por el banquillo de España han pasado cuatro seleccionadores y la Roja ha sufrido tres derrotas, las tres con el asturiano como técnico. Lopetegui, Hierro y Robert Moreno se marcharon invictos. La selección de Hierro cayó eliminada en octavos del Mundial de Rusia, pero no perdió ningún partido. La eliminación llegó en los penaltis ante el anfitrión. Luis Enrique ha perdido tres partidos, los tres en la Liga de Naciones: ante Inglaterra y Croacia en la pasada edición y en octubre ante Ucrania.

Pero Luis Enrique se muestra satisfecho del rendimiento de sus jugadores. “Me ha gustado el equipo porque repite comportamientos que buscamos en los entrenamientos. El plan es claro, dominar al rival, presionar al rival y que tenga menos tiempo el balón que nosotros, independientemente de donde juguemos. Ése es el plan y lo respetamos”, dice. “El fútbol es un deporte especial y maravilloso, pero no hace justicia, porque lo más difícil es marcar gol y eso es en lo que hemos empatado, pero en el resto de situaciones del juego yo estoy contento con lo que veo. Me divierte mi equipo, me gusta, es evidente que tiene aspectos a mejorar, pero yo, con este equipo, al fin del mundo”, añade.

“No me quedo en los resultados simplemente. Me quedo en lo que aporta el equipo, que genera mas ocasiones de gol que el rival normalmente. Lo que tengo que hacer es seguir reforzando a mi equipo y a mis jugadores a que se atrevan a seguir con esta idea, a mejorarla, a potenciarla y a corregir los errores que por supuesto también hemos cometido”, asegura el seleccionador.

“Nosotros buscamos ganar cada partido y generar, a través del fútbol, resultados. Ése ese el objetivo, ganar. Y eso se ve en los partidos de España, no especular en ningún momento y salir a ganar. Luego los resultados están ahí y dicen nuestros merecimientos”, asegura. Y espera que los merecimientos de España, el martes, la lleven a ganar a Alemania y a la fase final de la Liga de Naciones.