Moukoko, el Ansu Fati alemán que rompe todos los récords de precocidad

El futbolista de origen camerunés ha tenido que esperar a cumplir 16 años para debutar con el Borussia Dortmund

Moukoko es felicitado por Haaland al sustituirlo en el partido de su debut con el DortmundSoeren StacheAP

El Borussia Dortmund llevaba tiempo esperando el debut de Youssoufa Moukoko. El futbolista nacido en Yaundé, la capital de Camerún, pero con nacionalidad alemana, ha marcado 141 goles en 88 partidos con las divisiones inferiores del club, pero la legislación alemana impide jugar en categoría profesional con menos de 16 años.

Moukoko los cumplió el pasado viernes y, el sábado, con 16 años y un día, se convertía en el futbolista más joven en debutar en la historia de la Bundesliga. Jugó los últimos cinco últimos minutos en la victoria del Dortmund contra el Hertha de Berlín (2-5) y entró sustituyendo a Haaland, que había marcado cuatro de los cinco goles.

El cambio tiene algo de simbólico. Moukoko puede ocupar el lugar del delantero noruego cuando alguno de los más grandes de Europa consiga sacarlo del Dortmund más pronto que tarde. «Es estupendo ver con qué facilidad y alegría se pasea por el campo y marca goles», decía hace unos meses Lars Ricken, un mito del Borussia Dortmund que ahora dirige la cantera del club. Ricken fue el hombre que lo llevó al club con 11 años procedente del St. Pauli.

«Creo que es el mayor talento del mundo en este momento. 16 años y un día, es bastante sorprendente. Tiene una gran carrera por delante», afirma Haaland. «Yo tengo más de 20 años, ya me estoy haciendo viejo», bromea el delantero noruego. Moukoko ha superado el récord de precocidad en la Bundesliga que tenía Nuri Sahin, con 16 años y 335 días. Pero no es la única muestra de lo deprisa que ha avanzado en el fútbol. A los 12 años ya jugaba en el equipo sub’17, con el que marcó 90 goles en 56 partidos. Y en el año de su estreno ya recibió la llamada de la selección alemana sub’16. Con 16 años y 30 días se convirtió en el goleador más joven de la Youth League.

«Sólo puedo decir cosas positivas de él. Hubiese sido injusto que lo dejásemos en el sub’15. Ya mide como los jugadores mayores que él», decía el entrenador del equipo sub’17 del Dortmund, Sebastian Geppert, después de su debut. Ese físico ha provocado dudas sobre su edad que su padre, Joseph, desmiente. «Nada más nacer lo registré en el consulado alemán de Yaundé. Tiene un certificado de nacimiento alemán», aseguraba Joseph Moukoko hace unos meses en la página web de la Bundesliga.

El Dortmund quiere manejar con prudencia la evolución de Moukoko. «No queremos aumentar el barullo que hay a su alrededor», dice el director deportivo, Michael Zorc. Pero es difícil que no provoque ruido mediático un futbolista de 16 años recién cumplidos que ya cobra 350.000 dólares al año y tiene un contrato de patrocinio con Nike por valor de un millón de euros. Cantidades que aumentarán probablemente después de su estreno en el fútbol profesional.

Su siguiente paso es convertirse en el jugador más joven en debutar en la Liga de Campeones. Podría estrenarse en el partido contra el Brujas con 16 años y cuatro días. El récord de precocidad lo tiene el nigeriano Celestine Babayaro, que se estrenó con el Anderlecht cuando tenía 16 años y 87 días. Su entrenador, Lucien Favre, no despeja las dudas. Moukoko está listo.