Después de meses de silencio, Marc Márquez explica cómo está a día de hoy su brazo derecho

Reconoce que no puede levantar más de tres kilos con la articulación lesionada y calcula que estará a un 20% de su potencial

Marc Márquez
Marc Márquezrepsolmedia

El equipo Repsol Honda 2021 se presentó virtualmente con la incógnita de cuándo Márquez va a poder volver a subirse a la moto. El propio Marc confirmó que no estará en los test de pretemporada del 6 de marzo, aunque no descartó del todo poder arrancar la temporada desde la primera cita de Qatar el fin de semana del 28 de marzo. Nadie, ni los médicos, sabe si va a estar disponible para la carrera inaugural, pero es la próxima meta que se pone el piloto de Cervera, que el mes que viene pasará un nuevo control y entonces los doctores le dirán lo que le permiten y no le permiten hacer.

No quiere Marc mirar mucho hacia atrás, aunque sí dice haber aprendido del error de tener mucha prisa por volver. «Ahora sé que carreras hay muchas pero cuerpo sólo uno. Este concepto no lo tenía en mi cabeza y es algo que he aprendido. Esto no significa que no vaya a coger el mismo riesgo, porque si no aceptase ese riesgo no volvería a coger una moto», aseguraba ayer en su primera rueda de prensa desde que se lesionó. La fractura en el húmero derecho va evolucionando bien y Marc se limita a escuchar a los doctores y a las sensaciones que le transmite su propio cuerpo.

Avisa de que todavía no ha podido tocar una moto ni para hacer el vídeo de presentación. «El de las fotos sí era yo, pero no el que pilota en el vídeo, todavía no me dejan tocar la moto», confiesa. Sabe que no podrá hacer pretemporada y que tendrá que ir cogiendo ritmo mientras compite.

Admitió que tardará en volver a ser el de siempre. «Tengo ya casi toda la movilidad del hombro, pero poca fuerza. No paso de los tres kilos con el brazo derecho en ningún ejercicio. Debo estar más o menos a un 20%», considera Marc, que ha tenido altos y bajos en cuanto a la moral en todo este tiempo de recuperación. “Estás muchas horas en casa y se te pasa de todo por la cabeza. Pero una de las cosas que he aprendido en 2020 es que carreras hay muchas, pero cuerpo sólo hay uno. Me muero de ganas por subirme otra vez en la moto”.

Lo que sí que le ha ayudado en estos meses de baja ha sido tener a Álex en casa, un gran apoyo moral. Durante tanto tiempo claro que pasas baches anímicos, y más con la que está cayendo con la pandemia, porque tampoco podía venir a casa mucha gente. Una de las cosas que me ha ayudado ha sido estar en casa con mi hermano, porque no he terminado de desconectar de las carreras. Lo he vivido de otra manera, pero sin desconectar del mundo de las motos para seguir con la misma tensión», comentaba

Sobre que Mir le de como favorito, lo tiene claro. «Mi guerra ahora es otra, saber cuándo podré subirme a la moto». «Siempre es de agradecer que los rivales te vean así incluso lesionado. Siendo realistas creo que el favorito al título tiene que ser otro piloto. Viendo las carreras del año pasado, podría poner muchos nombres encima de la mesa, pero Joan Mir es uno de los que está obligado por ser el campeón. Lo tiene que defender, porque si no para ellos sería un mal año. Por ahora no es mi guerra la de estar pensando si soy el favorito o no; de momento, mi guerra es subirme en una moto y a partir de ahí ver hasta dónde puedo llegar”.