Las lágrimas de Marc Márquez después de terminar su primera carrera en nueve meses

Después de lo mal que lo ha pasado con su fractura de húmero, terminó séptimo y emocionado en el box ante el aplauso de los miembros de su equipo

Márquez se emocionó al llegar al box tras su primera carrera
Márquez se emocionó al llegar al box tras su primera carreraLa Razón (Custom Credit)

Sólo Marc Márquez sabe lo que ha pasado en estos nueve meses, un infierno de incertidumbre para cualquier deportista de élite, que ha terminado este fin de semana con su regreso a la competición. Pudo Marc terminar las 25 vueltas del GP de Portugal, sufriendo mucho dolor en el brazo derecho y en una séptima posición que es increíble hasta para él.

Han sido muchas emociones después de tanto tiempo de baja, por eso no pudo evitar emocionarse cuando llegó al box, se quitó el casco y se encontró a todos los miembros de su equipo aplaudiendo. Se le humedecieron los ojos al de Cervera, que dio las gracias a los que le han ayudado.

El brazo aguantó más allá de las molestias musculares propias de la inactividad y de la vuelta a dar el máximo en una carrera. Salió genial y luchó por estar arriba en las primeras vueltas. Después de un toque con Mir fue retrocediendo hasta encontrar su lugar en el grupo e ir marcando buenas vueltas.

Terminó séptimo por delante de su hermano y suma sus primeros 9 puntos en el Mundial 2021. Muy lejos de Quartararo, que ahora domina con 61. Pero la guerra de Marc ahora es otra, es contra su propio cuerpo. Ya tenía claro que a lo largo del fin de semana iría a peor en lo físico, porque el brazo no estaba del todo preparado.

Se le ha visto muchas veces sacudiendo la articulación para relajarla muscularmente en cuanto tenía oportunidad. Portimao es un circuito exigente con muchas curvas a derechas, que obligan a empujar mucho en el tren delantero con ese brazo.

Márquez todavía se siente rígido encima de la moto y tiene mucho margen de mejora. Lo bueno es que la fractura no se ha resentido, que el hueso está bien y que con el paso de los kilómetros irán despareciendo las agujetas.