Toni Nadal: “No hablo mucho de tenis con Rafael”

Ganador de 17 Grand Slams con su sobrino, ahora afronta una nueva aventura en el equipo del joven canadiense Félix Auger-Aliassime

Toni Nadal da instrucciones a Félix Auger-Aliassime en un entrenamiento en la Caja Mágica
Toni Nadal da instrucciones a Félix Auger-Aliassime en un entrenamiento en la Caja MágicaAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Toni Nadal (Manacor, 60 años) ha vuelto al Mutua Madrid Open, pero esta vez en el grupo de trabajo del joven canadiense Félix Auger-Aliassime y no en el de su sobrino Rafa Nadal, junto al que ganó 17 Grand Slams. Así explica su nueva aventura en el circuito en un año que sigue marcado por la pandemia. En Montecarlo y Barcelona, las semanas pasadas, podían salir a pasear una hora. En la capital de España van del hotel a la Caja Mágica y poco más...

-Al menos en las gradas sí hay público...

-En Montecarlo no hubo y es muy frío, para mí. Es muy difícil que el jugador se motive del todo sin público, parece que haces un partido de entrenamiento. Esto puede influir y estoy convencido de que para mi sobrino será muy bueno, y más aquí en Madrid, que siempre el calor de los aficionados... Ya me dirás, si tienes la posibilidad de que te animen pues va bastante mejor.

-Está siendo una temporada rara por las circunstancias. Miami sin Nadal y Djokovic, Madrid sin Djokovic...

-Yo creo que los jugadores están un poco con esa incomodidad y tampoco están con la mentalidad al cien por cien. Al final es muy difícil estar completamente conectado por la situación que vivimos. Sin público y no tener esta regularidad... supongo que es mental, no estás igual de centrado.

-En el torneo que dirige, en Mallorca, sí habrá aficionados en julio.

-Sí, las autoridades permiten hasta 1.500 personas, con las previsiones sanitarias que hay y la vacunación, después veremos, pero para nosotros ha sido una gran noticia.

-¿Rafa jugará allí? ¿Le tendrá que convencer?

-En todo caso le tendría que convencer Carlos Moyá, yo no. No hablo mucho de tenis con él. Después, sé que es difícil que Rafael juegue en Mallorca porque toda la vida ha hecho la preparación anterior de este Grand Slam sin jugar, no irá a cambiar ahora, creo, pero son cosas que deciden entre ellos.

-Dice que no habla mucho de tenis con su sobrino...

-No, no, alguna vez... Creo que está bien asesorado con lo que tiene, no necesita que le diga nada.

-¿Cuándo vio jugar por primer vez a Félix?

-Lo vi en algún partido que hizo contra un jugador nuestro, contra Jaume Munar, y después cuando me hablaron de la posibilidad de que estuviera un poco involucrado con ellos vino a la academia y allí es donde pude ver exactamente lo que él hacía.

-¿En qué consiste su colaboración?

-Me propusieron viajar unas semanas y también tener una relación con videoconferencias, que es lo que hacemos. Y algunas semanas de entrenamiento que él viene a la Academia, como ahora, que estuvo dos días. Creo que él es un joven con un gran potencial, y es un tipo excelente, y me decidí por eso. No estaba muy por volver al circuito, pero la posibilidad de estar con un chico de categoría humana buena me convenció.

-¿En qué le dice que quiere mejorar?

-Al final no es tanto lo que él me dice que quiere mejorar... El objetivo que él tiene marcado es llegar muy arriba y yo le dije que para poder jugar con garantías con los jugadores que hay hoy en día en el circuito, pues estos jóvenes tienen que prepararse bien. Yo no creo en los milagros, yo creo siempre en la preparación, en que uno cuanto mejor se forma, más facilidades tendrá en el futuro. Es muy joven, 20 años, y a pesar de que tiene un buen nivel la aspiración que tiene es muy elevada, por consiguiente hay cosas que siempre se pueden mejorar y que tiene que pulir.

-¿Es un trabajo distinto al que hizo con su sobrino?

-Es bastante diferente, porque yo con mi sobrino hice un trabajo sobre todo cuando era pequeño, y durante los años de formación. Cuando llegamos al circuito lo hizo con una preparación creo que muy intensa. Aquí el trabajo es distinto, evidentemente, es participar con un chico con el que he empezado hace poco y en muchos aspectos ya está bastante hecho.

-Con Rafa, cuando era niño, trabajó mucho la capacidad de aguante. ¿Cómo la tiene Félix?

-Estas cosas se trabajan cuando uno es joven, después a nivel de un profesional como Félix... Uno le hace las reflexiones que cree oportunas, al final el mundo del deporte de alta competición, y más el tenis o los deportes en los que cada fallo es un punto, pues no queda más remedio que tener un dominio de la cabeza y de la situación elevados. Tú juegas al fútbol y si fallas un pase no necesariamente pasa nada, pero aquí cada golpe que falles es un punto, por eso necesitas una alta capacidad de concentración y eso es un trabajo diario, no es sacar una varita mágica y cambias. Las cosas no van así.

-¿Le pregunta muchas cosas de Rafa?

-Sí, lo que él está buscando al final Rafael lo hizo hace mucho tiempo. Yo he vivido la aspiración de un chico que quería ser muy bueno y que lo consiguió, y el mundo no cambia tanto. Es verdad que vivimos en un mundo cambiante, pero las reglas suelen ser las mismas y hay ciertas cosas que se repiten y va bien poder establecer paralelismos, aquí hay que hacer más veces esto o lo otro, creo que a él le puede ir bien.

-Otra cosa que dice es que podemos alcanzar un nivel mayor del que creemos.

-Estoy convencido. En la vida tú necesitas hacer lo que hagas con confianza, tienes que tener la confianza de que las cosas si las haces bien, pues tienen que ir bien. Siempre tuve mucha confianza en Rafael, primero porque veía que era un tío bien dotado, pero también porque yo la quería tener, porque sin confianza es imposible trabajar bien; tú no vas a estar totalmente confiado si no crees que las cosas van a ir bien. A partir de aquí, claramente tú tienes que tener la voluntad y la decisión de hacerlo, yo sé que cuando la gente está convencida al final alcanza cotas que no esperaba. ¿Se habría imaginado Rafael ganar 20 Grand Slams? No, yo creo que no. Si me lo hubieras preguntado cuando tenía diez u once años, o dieciséis, o incluso veinte, te hubiera respondido que no, pero cuando tú estás dispuesto a trabajar cada día con una alta intensidad y totalmente focalizado en lo que haces, lo normal es que las cosas vayan bien. Y si uno pone mucha atención al final van mejor de lo que uno espera.

-¿Cómo lo ha visto en estos dos torneos de tierra?

-En Montecarlo los dos primeros partidos bien, después el día de Rublev le faltó un poco de velocidad en el juego y de decisión en según que momentos; y en el Godó no consiguió jugar bien creo que ningún partido, ni la final, y eso habla muy bien de él.

-Eso es un don también...

-Por eso, sin jugar bien fue capaz de ganarle al cinco del mundo, creo que es una buena noticia para él. Es cuestión de ver ahora qué hace en Madrid y seguir avanzando, y si lo consigue será un claro aspirante al título aquí y en Roland Garros.

-Allí también se cuenta con el mejor Djokovic, que ahora ha tenido un par de tropiezos...

-Yo toda la vida he contado con él, el que no lo haga se equivoca. Un tipo que ha ganado dieciocho Grand Slams, que ha sido capaz de ganar en todas las superficies, que tiene una condición de luchador y de gran jugador, claro que tiene que contar. Bueno, ha hecho dos torneos donde no ha estado muy brillante, en Montecarlo y en Belgrado, pero seguro que estará allí en París.

-¿Está Djokovic obsesionado con los récords?

-Es que para ser el mejor uno tiene que querer ser el mejor, y supongo que a Djokovic esto le importa y lucha por ello. A veces cuando uno tiene una presión se tensa, pero Djokovic es muy bueno, y a un tío muy bueno las cosas le pueden salir bien.

-A veces critica a los jóvenes...

-Yo no soy crítico, en la vida cada cual tiene que hacer lo que quiere, a mí cuando me hacen una pregunta contesto la visión que yo tengo de las cosas. Lo que entiendo es que los jóvenes de hoy en día: Tsitsipas, Medvedev, Zverev... Todos estos son muy buenos, y lo único que les ha faltado es este compromiso extra que han tenido Rafael, Federer y Djokovic que hace que cuando no juegan tan bien sean capaces de ganar. Eso es lo único que yo he dicho, pero sin ánimo de criticar, sólo exponer mi visión, que puede estar acertada o no.