Tenis

Nadal sube su nivel, vence a Popyrin y ya está en cuartos del Mutua Madrid Open

El joven australiano ganó los siete primeros puntos del partido, pero el zurdo no tardó en encontrar la manera de hacerle daño para vencerle 6-3 y 6-3. Ahora le espera Evans o Zverev

Nadal saca en su partido de octavos del Mutua Madrid Open contra Popyrin
Nadal saca en su partido de octavos del Mutua Madrid Open contra PopyrinBernat ArmangueAP

La carta de presentación del australiano Popyrin en el primer partido que jugaba contra Rafa Nadal fue ganarle siete puntos seguidos: un juego en blanco al saque y un 0-40 a continuación, tres pelotas de break. Y de qué manera además, utilizando sus 196 centímetros para meterse en pista y sumar ganadores con la derecha y el revés. Pim, pum. No se sabe qué hubiera pasado si Popyrin hubiera conseguido la rotura, lo que se sabe es que no la logró y a partir de ahí el español empezó a dar la vuelta a la situación para terminar venciendo por un doble 6-3. Quizá era cuestión de adaptarse a un tenista al que nunca se había enfrentado, pero los golpes de Rafa poco a poco le fueron haciendo daño. El efecto diabólico que da a las pelotas hizo mella en el gigante “aussie”, al que le empezó a costar más encontrar posiciones cómodas en las que atacar, tan detrás de la línea de fondo, donde le metía el balear. El hueco que encontró el zurdo, además, fue en el segundo saque de Popyrin. El primer servicio es una piedra, difícil jugar contra él y ser dominador, pero con el segundo sí le lograba quitar la iniciativa, le restaba profundo pese a que se colocaba muy atrás y a partir de ahí era más sencillo, a Popyrin se le saltaban los planes por los aires y empezaba a fallar y a tener cierto descontrol.

Le rompió el saque dos veces seguidas, el australiano siguió peleando y recuperó uno de los breaks, pero el amago de revolución se paró. Llegó a ponerse 0-30 para empatar a cuatro después del 4-1, pero ahí Nadal se sacó un tiro imposible (que era el 0-40) en la red cuando le pelota le había superado y después su oponente le regaló una volea de forma incomprensible. El jugador oceánico se empezaba a desesperar e incluso protestó al juez de silla el tiempo que se tomaba el español en restar, cuando él llevaba un tiempo esperando y preparado para servir.

El primer set estaba ya en el bolsillo y la cabeza de Popyrin quizá pensaba ya en demasiadas cosas. No entró bien al segundo set el joven jugador y Rafa no suele dejar escapar esas oportunidades. Ganó su juego de saque y rompió en blanco después para afrontar el parcial con una buena ventaja en el marcador que le permitió estar cómodo. Todavía le quedaban ataques de calidad al australiano, pero cuando se complicaba el juego era cuando mejor sacaba. Este primer golpe era algo que tenía preocupado a Nadal tras disputar Montecarlo, pero él mismo asegura que ya va mejor. “Llevo días sacando mucho mejor, en Barcelona (Conde de Godó) ya di pasos adelante. Hemos estudiado cosas y me encuentro mejor, quizá fue por el tiempo que llevaba sin competir y por algunos vicios que coges, pero creo que he recuperado el ‘a, b,c’”, analizó en la previa. “A ver, esto no son matemáticas, puede llegar mañana y sacar mal”, continuó. No lo hizo. Sirvió bien y su tenis va a más, ahora que le va subiendo en nivel de los rivales. En cuartos se las verá con Evans o Zverev.