Fútbol

El gps de Busquets

El capitán vuelve después de su positivo por covid. Luis Enrique cuenta con todos antes de enfrentarse a Polonia y duda si hacer un hueco al capitán entre los 23 convocados para el partido

Busquets llega al hotel de Sevilla donde se concentra la selección
Busquets llega al hotel de Sevilla donde se concentra la selecciónPablo GarcíaRFEF/EFE

Sergio Busquets ya es uno más. Dio negativo el jueves en el PCR y el viernes pudo unirse a la concentración de España en Las Rozas. Ya están todos y la presencia del capitán es fundamental para Luis Enrique, que intenta que el grupo sea la fortaleza de la Roja. Entre todos se protegen de las críticas y de las frustraciones después del empate en el primer partido ante Suecia.

«Muy contento, de subidón, después de la noticia de poder volver con la selección, con los compañeros, con el staff, con la expedición y poder ser uno más como estaba siendo los primeros días», confesaba Busquets en un vídeo difundido por los medios oficiales de la Federación.

El centrocampista del Barcelona agradece el apoyo recibido de todos los miembros de la selección. «Lo agradezco mucho, no sólo a los compañeros, sino al presidente, al staff, al entrenador, a todo el grupo que estamos en la burbuja, a todos los trabajadores y especialmente a los compañeros. Tenemos un chat, pero individualmente también me han escrito mucho y aunque estuviera lejos me han hecho partícipe, me han hecho ver que era importante, que aún seguía con ellos y que me esperaban con los brazos abiertos y lo más rápido posible», dice.

Los primeros momentos después de conocer el positivo no fueron fáciles. «Me llamó el doctor, me lo dijo y en ese momento es un cúmulo de sensaciones, de que no te lo crees, de inquietud por lo que pueda pasar, de si puede ser un falso positivo», recuerda. «Pero en el momento en que me subo a una ambulancia y me voy a casa le doy vueltas a todo, estoy como que no me lo creo. Intentas ser positivo, pero en esos momentos es casi imposible y piensas cuándo vas a estar bien, si vas a poder volver, si vas a llegar a tiempo. Son muchas preguntas que se te pasan por la cabeza en un momento malo», añade.

No es extraño que uno de los abrazos más sentidos y duraderos se lo diera al doctor Cota, el hombre que más cerca de él y de Diego Llorente desde que dieron positivo, aunque el del jugador del Leeds resultó se reveló como falso positivo días después. También fue especialmente con Jordi Alba, su inseparable compañero en el Barcelona y en la selección.

«Os he echado muchísimo de menos, no sabéis cuánto. Muchas gracias por todos los mensajes preocupándoos por mí, haciéndome ver como que estaba aquí aunque estaba en casa y tenía que guardar unos días de cuarentena. Estoy muy orgulloso de vosotros, del primer partido, de todo lo que estáis haciendo aquí y ése es el camino. Queda muchísimo y seguro que va a ir todo bien», fue el discurso que lanzó a sus compañeros, que lo esperaban en la puerta de la residencia de la Ciudad del Fútbol con aplusos y con gritos de «Busi, Busi».

«Es un refuerzo muy importante para todos los jugadores y para los que formamos parte del staff, es el capitán y tiene una relevancia importante dentro del equipo», reconoce el seleccionador.

Los técnicos de la selección le han estado siguiendo como si estuviera con ellos en Las Rozas y han monitorizado todos sus entrenamientos con un gps. «Ha estado entrenado estos doce días solo en su casa y respetando el protocolo covid, pero el gps que ha traído me ha comentado Rafel Pol [el preparador físico] que ha descargado los datos y que está en perfecto estado. Valoraré la posibilidad de incluirlo dentro de los 23 convocados y lo veremos. Pero la noticia positiva y lo que refuerza al equipo es su vuelta», reconoce Luis Enrique.

Con Busquets ya están todos los futbolistas convocados con la selección. Ahora sólo falta que encaje lo que tiene alrededor, como el césped y la afición. «El césped no será una excusa para el resultado. Debe estar mejor que en el anterior partido y agradecemos el esfuerzo de la gente que ha dedicado muchas horas estos días a mejorar el estado del campo. Nos gustaría que estuviera mejor, pero éstas son las circunstancias y lo aceptamos», reconoce. «No estar con la selección si eres español no tiene mucho sentido», asegura sobre la afición. La victoria de Suecia condiciona el futuro de España, pero Luis Enrique no se pone nervioso. «Hasta la tercera jornada no se definirán las posibilidades», dice.