Fútbol

Luis Enrique encaja el puzzle

España liquidó las dudas contra Eslovaquia y sumó jugadores a la causa para lo que queda de Eurocopa

Sergio Busquets fue el mejor jugador del partido en el Eslovaquia-España
Sergio Busquets fue el mejor jugador del partido en el Eslovaquia-EspañaJose Manuel Vidal / POOLEFE

“Sólo hice un cambio en el segundo partido, pero había una especie de bloqueo y meneando el avispero muchas veces aparece lo de hoy”, confiesa Luis Enrique. Lo de hoy es el 5-0 a Eslovaquia, la mayor goleada de España en la fase final de un gran torneo. Y el avispero se movió con los cuatro cambios que hizo el seleccionador en la alineación. De repente todo pareció encajar, aunque para eso contó con la inestimable participación del portero eslovaco y de su equipo, en general, al que sólo le faltó el enano de la Orquesta Mondragón para que el espectáculo fuera completo.

España se quitó de encima las dudas y ganó a varios futbolistas para la causa. Antes del partido contra Eslovaquia, Luis Enrique sólo había utilizado a dieciséis jugadores y no utilizó a ninguno en el segundo contra Polonia que no hubiera actuado contra Suecia en el debut. Quedaban ocho futbolistas por estrenarse antes de jugar contra Eslovaquia y ya sólo quedan dos jugadores de campo -Gayá y Diego Llorente- y los dos porteros suplentes, De Gea y Robert Sánchez.

Se estrenaron Busquets, que fue elegido el mejor del partido, Eric García, muy elogiado por el seleccionador, Azpilicueta y Adama Traoré. De repente, España pasaba de no tener un capitán, aunque el brazalete lo llevara Jordi Alba, a tener dos sobre el campo. Busquets, que es el de la selección en ausencia de Sergio Ramos, y Azpilicueta, el capitán del Chelsea campeón de Europa.

El partido de Busquets es de manual, de lo que tiene que hacer un pivote en circunstancias ofensivas y defensivas. Ha acabado reventado el pobre, pero ha estado a su nivel y me alegro mucho por él. A veces no se le valora porque estamos cansados de verlo, pero es un jugador único y una garantía”, afirma Luis Enrique. Está tan convencido de lo que dice que nunca tuvo dudas de que debía esperarlo para la competición a pesar de su positivo por covid y de la incertidumbre que dominaba la cabeza del capitán, como él mismo reconoce.

España, de repente, es un equipo que funciona, a pesar de que el rival no sirva para medir nada. Era el más débil del grupo, a pesar de su victoria contra Polonia en la primera jornada, y se esforzó por demostrarlo.

Pero Luis Enrique no quiere que España se confíe. “Ahora estamos en el subidón post partido y toca disfrutarlo, celebrarlo tomando una cervecita en Madrid y mañana toca preparar el próximo partido. Hay cosas a mejorar. Cuando los partidos son buenos y eres tan superior al rival es importante que el jugador perciba que hay que seguir mejorando”, admite.

La Roja tiene que seguir trabajando el remate, que no es un problema que haya sufrido sólo durante la Eurocopa. Dos de los cinco goles fueron en propia portería de los eslovacos. El primero de ellos, el autogol del portero, es probablemente la acción más ridícula en lo que se lleva de campeonato.

España ha empatado ocho partidos de los quince que ha dirigido Luis Enrique desde su regreso y además suma una derrota en Ucrania en la fase de clasificación para la Liga de Naciones. Además, concentra sus goles en muy pocos partidos. Entre el enfrentamiento ante Eslovaquia, el 6-0 a Alemania y el 4-0 a Ucrania ha marcado más goles que en los otros doce encuentros. Marcó tres a Kosovo y dos a Georgia y en los otros diez ha marcado uno o ninguno.

La falta de puntería se deja ver en los penaltis. La selección española ha fallado los dos que ha lanzado en la Eurocopa. Una tradición que se extiende a lo largo de los años y en la que Morata y Gerard Moreno han hecho las últimas aportaciones. España ha fallado siete de los doce penaltis que ha disfrutado en la historia de las Eurocopas. Antes que ellos contribuyeron a esa tradición que España parece incapaz de saltarse Dani, “Lobo” Carrasco, Míchel, Raúl y Sergio Ramos. El hasta ahora capitán de la selección falló precisamente contra Croacia, el próximo rival de España, en el último partido de la fase de grupos de la Eurocopa de 2016. Ese error condenó a la Roja a cruzarse con Italia y a regresar a casa antes de tiempo. Luis Enrique y sus futbolistas ensayan los lanzamientos desde los once metros para que no suceda lo mismo a partir de ahora.