MENÚ
jueves 20 junio 2019
01:01
Actualizado

Así es Regino Hernández, el snowboarder español que hizo historia en PyeongChang

El «rider» malagueño comenzó sus primeros pasos en el mundo del deporte curiosamente en el balonmano debido a su corpulencia: 185 centímetros y 84 kilos

  • Regino Hernández celebra su bronce en PyeongChang
    Regino Hernández celebra su bronce en PyeongChang

Tiempo de lectura 4 min.

15 de febrero de 2018. 18:34h

Comentada
Jesús Buitrago 15/2/2018

¿Quién es Regino Hernández? Este snowboarder, tercer español de la historia en lograr una medalla en los Juegos Olímpicos de Invierno, comenzó sus primeros pasos en el mundo del deporte curiosamente en el balonmano debido a su corpulencia (185 centímetros y 84 kilos), más propia de los 'Hispanos' que de un rider.

Tras recalar en las categorías inferiores del Mijas, se dio cuenta que disfrutaba más los fines de semana que su madre le llevaba a él y su hermana Paula a esquiar a Sierra Nevada. Dicho esto, comenzó a practicar pronto con la tabla de snow hasta convertirse en uno de los más destacados «riders» por su valentía a la hora de encarar saltos y baches, a pesar de sufrir alguna caída de diversa gravedad.

Con la ayuda de su amigo y compañero Lucas Eguibar, logró crecer poco a poco en este deporte. Este snowboarder de origen ceutí aunque afincado actualmente en Mijas (Málaga) ha sabido esperar con paciencia su momento para entrar en la historia del deporte español con la medalla de bronce lograda en PyeongChang después de los últimos éxitos cosechados por Blanca Fernández Ochoa en Albertville (Francia) en 1992 y por Paquito Fernández en Sapporo (Japón) en 1972.

Regino Hernández logró el bronce portando un casco dorado con el número ocho en memoria de su amigo Ángel, que falleció hace tres años en Sierra Nevada practicando precisamente snowboard. Tampoco se olvidó el «rider» español de Israel Planas, el entrenador catalán que falleció a los 41 años a raiz de un infarto cerebral el pasado mes de marzo, una semana antes de que Regino y Lucas lograran en el Mundial de Sierra Nevada la plata en la prueba por equipos.

Madurez profesional

La experiencia que tenía ya Regino Hernández en los dos Juegos de Invierno anteriores le sirvió para afrontar de forma diferente y con más madurez. A Vancouver 2010 llegó muy joven, con apenas 18 años, y apenas se atrevió a competir. Sin embargo, el Mundial júnior que ganó en 2011 en Valmalenco (Italia) le dio más seguridad para afrontar nuevos retos, a pesar de que en 38 pruebas de Copa del Mundo disputadas solo en una ocasión logró subir al podio, que fue el bronce logrado en La Molina en 2014.

El potencial de Regino estaba a punto de llegar, a pesar de que otra caída en los Juegos de Sochi en 2014 estropeó su registro al acabar en la 21º posición. Regino mejoró en el Mundial de Kreischberg (Austria) al acabar 9º en 2015 y, el año pasado, fue ya subcampeón mundial por equipos con su compañero Eguibar en Sierra Nevada.

Gracias a esta gran evolución, finalmente Regino logró el bronce en los Juegos de PyeongChang y puso fin a una sequía de 25 años y 361 días en el medallero español.

"Aunque gane la medalla no me corto la barba. Antes me corto los c...", aseguró el 'rider' malagueño. "¡Me voy a pegar una panza de llorar cuando me relaje ...!", confesó al presidente del COE, Alejandro Blanco, con la bandera de España aún anudada al cuello y la emoción aún en su piel, apenas pocos instantes después de lograr el histórico hito.

Últimas noticias