Deportes

La F-1 más imprevisible o cuando las expectativas de Sainz contrastan con las dudas de Alonso

El nuevo reglamento conlleva multitud de incógnitas. Sus creadores prometen carreras históricas. Mercedes y Red Bull parten como favoritos en el campeonato que está a punto de arrancar

Fernando Alonso, en el circuito de Bahréin
Fernando Alonso, en el circuito de Bahréin FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Llega con un año de retraso, pero ya está aquí. El esperado cambio en el reglamento técnico de la Fórmula Uno estaba previsto para 2021, pero el parón provocado por la pandemia obligó a la Federación Internacional de Automovilismo a posponer su entrada en vigor a este año. El cambio de concepto es radical y sus creadores, veteranos en esto de la F-1 (Ross Brawn o Nikolas Tombazis), han sabido hilvanar una norma capaz de generar carreras, a priori, muy emocionantes donde los adelantamientos pueden ser mucho más habituales que antes y en múltiples zonas (no sólo en el espacio del DRS cuando los pilotos pueden activar el alerón trasero para ofrecer menor resistencia al aire). Y no sólo eso. Veremos persecuciones con coches rodando muy cerca, todo lo contrario que hasta ahora en la que esta clase de maniobras suponía un desgaste de ruedas para el piloto que iba detrás al estar envuelto en una turbulencia «sucia» que le impedía acercarse al rival. Esto ya no será así.

F1
F1 FOTO: Antonio Cruz

La conducción será diferente porque cambia la forma de recoger el aire para que el coche agarre más. Ahora circula por debajo del monoplaza y las ruedas también son de mayor tamaño, algo que tendrán que gestionar los pilotos de forma distinta. Muchísimos cambios que en las primeras carreras beneficiarán a los mejores pilotos, a los que sepan adaptarse con rapidez a las circunstancias. Este es el verdadero «Plan» de pilotos como Fernando Alonso, que en este sentido sabe que es mejor que muchos de los que componen la parrilla de salida, tengan 20 o 30 años. El asturiano cumplirá 40 durante la temporada, pero su estado de forma es admirable. A poco que el coche tenga algo de competitividad, aunque eso está por ver. Además, estos coches recién creados tienden a deslizar más que los anteriores, una disciplina en la que él siempre se manejó bien.

Son tantas las modificaciones en los coches y el cambio de concepto que, hasta Mercedes, la gran favorita siempre, tiene dudas de que vaya a comenzar con éxito su andadura en 2022. Su coche es tan revolucionario que puede que en seis jornadas de entrenamientos no haya podido explorar todo lo necesario. Y está por ver que el diseño de los laterales del coche sea legal, cosa que están estudiando los rivales. La reducción del sistema de refrigeración es tan precisa y milimétrica que la escudería alemana ha contado con la colaboración de la industria aeronáutica. Eso sí, cuando les funcione la ventaja puede ser muy grande. «Es demasiado pronto, pero por el momento no creo que compitamos por victorias. Estoy seguro de que todos pueden darse cuenta de que no somos los más rápidos. Ferrari parece ser el más veloz, y quizás Red Bull, y luego quizás nosotros, o McLaren. Actualmente no estamos en la cima», señaló Lewis Hamilton durante el último test de pretemporada en Bahréin.

El piloto inglés afirmó que «tenemos retos mucho más grandes y no son cambios de una semana. Tardarán un poco más. Me han dicho que tenemos que encontrar una cantidad considerable de ritmo. Sólo tenemos que aprender a extraerlo y arreglar los problemas, que es lo que estamos haciendo. Pero tenemos obstáculos que superar. La próxima semana obtendremos una mejor muestra de nuestro ritmo, pero la gente podría sorprenderse. Nos dicen que estamos decepcionando, pero este año es un poco diferente», advirtió el británico.

Mercedes apunta a Ferrari como la gran sorpresa del año. Llevan más de tres años preparando a conciencia esta temporada, sin presiones, sabiendo que desde la cúpula permitirían malos resultados en los últimos años. Pero ya no habrá excusas y por ritmo y fiabilidad, los monoplazas rojos pueden hacerlo bien.

Una vez más los más revolucionarios parecen ser los Red Bull con Adrian Newey a la cabeza, el genio de la pizarra y creador de los coches energéticos más rápidos y, siempre, en el límite de la legalidad. El equipo de Verstappen sabe que Mercedes les «espera», que quieren venganza y que están muy heridos por todo lo ocurrido en la última carrera del año en la que perdieron el título de pilotos por decisiones arbitrales muy, muy polémicas. En este sentido, es de esperar que las primeras carreras estén rodeadas de conflictos y luchas en los despachos a cuenta de la legalidad o no de algunos coches. Tendrán trabajo los comisarios de la FIA.

F1
F1 FOTO: Antonio Cruz

Alpine se encuentra en pleno proceso de cambios que no benefician al equipo en el corto plazo. Sin embargo, Alonso quiso aportar algo de optimismo en la última jornada de entrenamientos, a pesar de conocer bien la realidad del coche: «Hemos aprendido mucho con el coche y hemos completado muchas vueltas, así que estoy bastante contento», dijo el bicampeón. «Todavía estamos aprendiendo sobre los nuevos coches y los reglajes. Hemos probado varias cosas con algunos resultados claros, y eso es lo que quieres de las pruebas», agregó. Alonso cree que «ha sido muy productivo». «No sabemos qué están haciendo los demás, qué programa siguen y cuánto combustible tienen, y tenemos que esperar al próximo sábado para saberlo. Nos centraremos en nosotros mismos y nuestro plan es llegar a la próxima semana al cien por cien», señaló.

Lo que está claro es que en 2022 el relevo generacional llegará con pilotos como Sainz, Norris, Gasly y Russell, que estarán en el podio con asiduidad. Y ojo la que se puede preparar en Mercedes, porque Russell no es Bottas y puede luchar cuerpo a cuerpo con Hamilton. Las incógnitas comenzarán a despejarse en Bahréin.