Deportes

La estrategia que esconde el fichaje de Sergio Ramos por el PSG y que motivó su primera “exigencia”

Mantener el “4” fue un requisito fundamental para cerrar el contrato. El motivo, más económico que futbolístico

La llegada de Sergio Ramos a París ha estado rodeada de polémica desde sus inicios, especialmente por como se produjo su salida del Real Madrid. Muchos culparon a su hermano y representante, Rene Ramos, de la marcha del ex capitán madridista por no haber sabido llevar la negociación, pero lo cierto es que era una operación perfectamente planificada y que esconde una estrategia más empresarial que futbolística. Deteriorada la relación con el club blanco, y en cierto modo su imagen, había que buscar un equipo que le permitiera jugar al menos dos años, para tener estabilidad, pero sobre todo que le diera proyección de cara a sus negocios. Toda una operación de marketing para la que el PSG era sin duda el destino ideal.

El entorno del Paris Saint-Germain soltaba ayer la bomba al airear su descontento con la actitud de ex capitán madridista y asegurar que Sergio Ramos había llegado “crecido”. Ha habido detalles con gente del staff del equipo, miembros del club que trabajan para los jugadores, que no han gustado y a eso se han unido algunas exigencias que no han sido precisamente bien recibidas. “Ramos es una estrella pero hay más estrellas como él por encima y ya no es el capitán”, según fuentes consultadas por la Cadena Ser.

La primera exigencia

La primera de esas exigencias se produjo incluso antes de su llegada. Mantener el número que ha llevado en la espalda durante prácticamente toda su carrera deportiva: el 4, era fundamental para estampar su firma en el contrato y así se lo hicieron saber, tanto Sergio Ramos como René, al club parisino. El propio PSG se encargaría de confirmar esta exigencia en los medios galos.

El dorsal pertenecía al joven central alemán Thilo Kehrer y su cesión al defensa sevillano se vendió como un gesto entre colegas. El propio Sergio Ramos se encargaba de difundir en redes sociales como lo había logrado. Sergio desvelaba cómo le pidió al zaguero que le cediese el ‘4’. “Amigo, necesito este número, por favor. Tú no necesitas ese número”, le dijo el central a Kehrer a través de una conversación a la que también se unió Keylor Navas. Pero lo cierto, es que todo había sido ya negociado de antemano.

¿El motivo de esa exigencia? Nada que ver con el fútbol. Detrás de la petición del camero hay una estrategia puramente empresarial: potenciar la marca ‘SR4’ y para eso era vital mantener el dorsal. Sergio Ramos quiere seguir creciendo en los negocios y que mejor que mirarse en el espejo de Cristiano Ronaldo y su potente marca “CR7″.

Su imagen, es un valor esencial de cara a su retirada de los terrenos de juego. Hace dos años, el perfil de Instagram del astro tenía 31 millones de seguidores. Hoy, Ramos roza los 48 millones de seguidores, una cifra que le permite sacar varios millones de euros al año. De hecho, en el último año prepandemia se embolsó cerca de 10 millones de euros con sus campañas de Instagram.

La Yeguada “SR4″, el buque insignia

Pero sin duda, su negocio emblema es la la Yeguada “SR4″ y de ahí la importancia de mantener el dorsal.

Sergio Ramos empezó a explotar su faceta como empresario en 2004, cuando creó su sociedad matriz Sermos 32 SL, dedicado en un principio a la promoción inmobiliaria en Madrid, Sevilla y Marbella. No obstante, él mismo ha confesado que su negocio más rentable siempre ha sido la ganadería. Basta con ver que su yeguada es una de las mejor valoradas incluso fuera de nuestras fronteras, más aún en países del continente americano, México, Nicaragua o Estados Unidos.

En 2012, Ramos ponía en marcha la Yeguada SR4, que en poco más de 9 años y varios títulos mundiales en sus vitrinas, se ha convertido en un referente en la cría de ejemplares de Pura Sangre Española (PRE). Pero el auténtico “galáctico” de la Yeguada SR4 es su mejor semental, Yucatán de Ramos, un ejemplar cuya valoración supera de largo el millón de euros. Yucatán de Ramos fue adquirido por la Yeguada SR4 en 2015 en la feria cordobesa Cabalcar, convirtiéndose tan sólo un año después en el Campeón de España de caballos jóvenes. En 2015, el camero vendió otra de sus joyas, Pícara, por una importante suma que no se hizo pública.

Este rentable negocio se hace realidad en la finca La Alegría, situada a pocos kilómetros de Sevilla, en Bollullos de la Mitación y según se puede ver en su página web, tiene una extensión de 44 hectáreas, en las que cuenta con 40 boxes, 3 picaderos, 3 pistas al aire libre y 9 corraletas.

Tras el fiasco la pasada temporada de “Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales”, que le reportó perdidas millonarias y supuso al jugador la amenaza de un embargo por parte del Banco Santander de hasta 42 millones de euros, era el momento de buscar una fórmula que ampliara sus horizontes empresariales. ¿Qué mejor club que el PSG -el más potente de Europa junto al City- para lograr este objetivo?