Deportes

La épica anécdota de Davide Nicola: el jugador que desveló su infidelidad con una policía en pleno partido

Marcó un gol en un Genoa-Atalanta de la temporada 1999/2000, corrió a besar a su amante y las parejas de ambos se enteraron por la tele

Davide Nicola y su "indiscreto" gol que ha pasado a la historia
Davide Nicola y su "indiscreto" gol que ha pasado a la historia FOTO: Archivo/Youtube La Razon

Nicola era defensa y debutó con el Genoa en 1992, donde estuvo 9 años. Posteriormente pasó por varios clubes, siendo cedido hasta en 4 ocasiones. Sólo llegó a jugar 15 partidos en la Serie A, con el Siena en la temporada 2004-05, aunque al año siguiente un gol suyo le dio el ascenso a la máxima categoría al Torino. Actualmente es entrenador y está libre tras dejar el banquillo del Torino FC.

Su trayectoria fue muy poco destacada, pero su nombre ha quedado grabado en la historia del futbol por una singular anécdota y sus consecuencias tras anotar un gol hace más de 20 años. Su surrealista historia daría la vuelta al mundo.

Marcar un gol es un arte. La esencia del fútbol. Lo que determina el resultado de un partido y el devenir de los contendientes. Sin embargo, también lo son sus celebraciones. Y es que la euforia puede deparar celebraciones de lo más sorprendentes: piruetas, bailes, mensajes ocultos... Y hasta impensables meteduras de pata. Y prueba de ello es la anécdota de Nicola Davide que merece la pena recordar.

El gol y el beso

A finales de abril del 2000, el Genoa se enfrentó al Atalanta en la Serie B, donde ambos buscaban el ascenso a la máxima categoría. Cuando el partido agonizaba y el empate a un tanto permanecía inamovible en el marcador, el ex lateral se sumó al ataque y realizó un remate preciso que supondría el 2-1 definitivo. Gracias a este tanto, las tribunas estallaron de júbilo y el defensa, arrastrado por la euforia, corrió hasta una esquina donde estaba los agentes de policía que velaban por la seguridad en el estadio. Para sorpresa de propios y extraños, el jugador comenzó a besar a una agente rubia, imagen que capturaron las cámaras y que dio la vuelta al mundo.

Lo peor es que las parejas de ambos se quedaron helados al ver las imágenes en televisión, ya que el partido se retransmitía en directo. En un principio, el jugador negó cualquier tipo de relación con la policía, aseguro que sólo se dejó llevar por la emoción e incluso que la confundió con una amiga de la familia. Sin embargo, la imagen corrió como la pólvora y, finalmente, agobiado por la presión, acabó confesando que eran amantes.

El Genoa finalizó la temporada en la sexta posición con 57 puntos, a seis de la zona de ascenso a la Serie A, por lo que permanecieron en la Serie B, pero la vida de Nicola daría un giro radical: su gol y su beso acabarían en divorcio.