Fútbol

La frase de Morata que indigna a la afición: “Opinar es gratis”

“Me da igual lo que diga la gente”, aseguró el delantero de la Juventus después de otro tropiezo en la Eurocopa

Morata, durante el partido ante Polonia en La Cartuja
Morata, durante el partido ante Polonia en La Cartuja FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Lo que parecía increíble pasó anoche en La Cartuja. Sucedió que Polonia terminó celebrando que sigue con vida en la Eurocopa y los únicos gritos que se escuchaban en los últimos minutos eran los de sus aficionados, alucinando de lo que estaban viendo. Esa misma cara de susto tenía Luis Enrique cuando nada más terminar el partido fue a saludar a Paulo Sousa. Era otro empate con casi peores sensaciones que el primero y tocaba sacar la calculadora no por ir sobrados y elegir rival en octavos, sino para ver cómo evitar el desastre de quedar eliminada en un torneo en el que pasan varios terceros.

Ahora la final es el miércoles ante Eslovaquia, cuando se suponía que el grupo era asequible y España tenía bastante más potencial que sus rivales. Con una victoria por fin, la selección estará en la siguiente ronda, pero sumar un punto no le valdría para depender de sí misma, ya que si Polonia le ganara a Suecia en San Petersburgo condenaría a los españoles a la cuarta plaza. Las dudas son mayores según avanza el torneo, porque además de la falta de gol hay un centro del campo que no crea y una defensa que se enredó cuando sólo tenía que vigilar a Lewandowski.

El problema del ataque no ha dejado ver el bosque de esta selección, que llevaba tres horas y cuarenta minutos de sequía cuando Morata encontró por fin el gol en esta Eurocopa. El último tanto de la selección fue en el minuto 75 del partido de clasificación para el Mundial ante Kosovo. Desde entonces, 220 minutos de apagón: el amistoso ante Portugal y la primera jornada ante Suecia. Por eso el gol de Morata tuvo algo de liberación, aunque no evitó que la noche acabara en tormenta. «Me da igual marcar o no, lo que quiero es ganar y no lo hemos hecho. Y que la gente diga lo que quiera, en este país opinar es fácil y gratis», lanzaba el delantero, tan crispado como la selección dentro y fuera del campo. «No estamos teniendo suerte, es otro empate y es normal las dudas desde fuera. Otra vez fuimos mejores y nada», añadía Alba.