Fútbol

Marcos Alonso: competencia para Jordi Alba en el Barcelona y pelea por un puesto en el Mundial

El lateral del Chelsea será el próximo fichaje del club azulgrana para una posición que sólo ha tenido un dueño desde 2012

Marcos Alonso, el próximo fichaje del Barcelona, ganó la Champions con el Chelsea en 2021
Marcos Alonso, el próximo fichaje del Barcelona, ganó la Champions con el Chelsea en 2021 FOTO: Manu Fernandez AP

«Se podrá inscribir a todos los fichajes», aseguraba Joan Laporta durante la celebración del Gamper. Ha empezado la cuenta atrás para hacerlo porque el próximo viernes empieza a rodar el balón y el Barcelona asegura que los números salen ya a la espera de lo que diga LaLiga. Y también pendiente de esa interpretación de las cifras por las famosas palancas que han supuesto para el club unos 800 millones está la confirmación antes o después del siguiente fichaje. Porque la plantilla no está cerrada, queda, al menos Marcos Alonso.

Tuchel, entrenador del Chelsea, ha confirmado que el lateral español le había pedido salir, él lo aceptó y por eso decidió incluso no convocarlo para el primer partido de la Premier. También ha fichado a Cucurella, por 65,3 millones. Las negociaciones están más que avanzadas y el traspaso no será demasiado caro, teniendo en cuenta que le queda un año de contrato con el club londinense. Tampoco es un jovenzuelo, con 31 años, pero sí es un futbolista de garantías para pelear por el puesto con Jordi Alba, algo que no ha sucedido en la última década.

Las “vacas sagradas”, en peligro

En estos años malos del Barcelona todas las miradas se giraban a los veteranos, y algunos han resistido las últimas temporadas, pero está por ver lo que sucede ésta. Busquets va a seguir siendo el mediocentro titular, pero Piqué parece haber perdido su sitio en el centro de la defensa y tendrá un nuevo papel, Sergi Roberto en realidad nunca ha sido titularísimo, aunque sí importante, y Jordi Alba nunca ha tenido competencia. El lateral izquierdo terminó el curso pasado con la nada desdeñable cifra de doce asistencias, es una de las principales armas ofensivas del equipo azulgrana, pero a veces se le echan en cara sus despistes atrás. En el Gamper el que jugó de titular fue el canterano Balde, pero tener como sustituto a un futbolista tan joven, con mucha proyección, pero sin estar todavía terminado de hacer, iba a ser para Alba como los últimos años en los que en realidad no tenía recambio.

Adriano, Digne, Júnior Firpo...

Jordi llegó al Barcelona en el verano de 2012 y el puesto ha sido suyo sin discusión. Adriano fue el único sustituto de lujo y llegó a jugar muchos partidos, también en una época de varias lesiones encadenadas del catalán. Pero a partir de ahí lo único que se contrataba era futbolistas para que hicieran de suplentes (aparte de canteranos como Miranda, Cucurella o Chumi): Mathieu, que terminó jugando más como central, Digne o Júnior Firpo se marcharon casi de la misma manera que llegaron, sin hacer ruido.

Ahora, con Marcos Alonso sí se contrataría a un jugador que puede hacer sombra a la leyenda de los 428 partidos como barcelonista. Incluso es posible que su pelea en el Camp Nou sea también una pelea por ver quién va al Mundial de Catar el próximo noviembre. Con la llegada de Alonso, que lo ganó todo con el Chelsea, se buscará una cesión para que Balde tenga fuera los minutos que no va a tener en la Ciudad Condal y pueda seguir creciendo.

Su marcha será solo una de las que debe afrontar el Barça: para los canteranos Abde y Collado también se pretende un préstamo, mientras siguen enquistados los casos de Umtiti y Braithwaite y en el aire los de Pjanic, Dest, Memphis y Frenkie de Jong, cuya última novedad, adelantada por «The Athletic», es que podría haber alguna irregularidad en el contrato de renovación que firmó con Bartomeu en 2021 y el club se plantea incluso denunciarlo, por eso ha pedido al medio neerlandés volver a los términos anteriores (que se baje el sueldo, vaya) y así podría incluso quedarse.