Deportes

Lesión

Araujo decide operarse: “La mejor opción para poder estar en el Mundial”

El doctor Ripoll explica la lesión del delantero del Barcelona y que la opción elegida, asesorado por los médicos del club, hace que tenga opciones de estar en Qatar

Ronald Araujo, durante el partido que el Barcelona jugó contra el Valladolid
Ronald Araujo, durante el partido que el Barcelona jugó contra el ValladolidAFP7 vía Europa PressAFP7 vía Europa Press

Ronald Araujo tenía ante sí una decisión importante: operarse o no. En el amistoso que jugó Uruguay contra Irán apenas aguantó 40 segundos en el césped: al suelo, la mano a la zona del aductor y al vestuario. Regresó a la Ciudad Condal, se hizo pruebas y tenía diagnóstico: «Avulsión del tendón del aductor largo del muslo derecho». «Es un arrancamiento del tendón del aductor, que es un músculo que se llama ‘’custodes virginitatis’', es decir, el que junta las piernas. Este músculo es muy potente, hay tres a cada lado, y el aductor mayor ha arrancado su inserción en el tendón y en el hueso», explica el doctor Ripoll. «Frente a esto hay dos estrategias: la conservadora, que no la controlas del todo bien y tienes gran posibilidad de recaída; y la quirúrgica, que puedes tener un control más exhaustivo de la lesión y, en consecuencia, la posibilidad de que salga bien es mayor», prosigue. «Aunque la seguridad cien por cien nunca existen», avisa.

Araujo escuchó a los servicios médicos del Barcelona, que le recomendaban esta segunda opción, y el miércoles pasará por el quirófano. ¿Supone esto que se pierde el Mundial de Qatar, para el que quedan menos de dos meses? «En absoluto está descartado para el Mundial», contesta Ripoll. «No está asegurado, pero es el procedimiento por el cual tiene más posibilidades de ir. Aparte, le opera el doctor finlandés Lasse Lempainen, que es el número uno del mundo del esto y forma parte de la Unidad de Músculo y Tendón de Ripoll y de Prado [centro cinco estrellas de la FIFA], que dirige el doctor Juan José Jiménez, hasta hace unas semanas jefe de los servicios médicos del Sevilla. Es quien operó, por ejemplo, a Dembélé», continúa el doctor Ripoll, que pone un ejemplo: «Nosotros hemos operado a Verdú, del Elche, y ha jugado a las seis semanas». El central pasó por el quirófano el 3 de agosto y reapareció el pasado 17 de septiembre en el Camp Nou, donde jugó 14 minutos.

El propio futbolista explicó después su decisión en sus redes sociales, en un comunicado que dice así:

“Quiero dejar claras las razones por las que tomé mi decisión, para evitar especulaciones.

Amo a mi país y amo a mi selección.

Luego de consultarlo con varios profesionales, decidimos que lo mejores la intervención quirúrgica. Acá no se trata de elegir uno u otro, se trata de la salud y de volver al 100% lo antes posible.

En lo personal están siendo momentos muy difíciles y aprovecho para agradecer a todos por el apoyo que estoy recibiendo.

Con Fe y trabajo duro daré lo mejor de mí para volver lo más rápido posible.

Abrazo y bendiciones!

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece!”

Araujo, por tanto, tiene un duro trabajo por delante y el tiempo justo, pero no todas las esperanzas están perdidas para Uruguay. Sí lo están para Xavi de cara a los próximos compromisos en este exigente mes de octubre y comienzos de noviembre que le viene por delante con doce partidos: Mallorca (fuera), Inter (f), Celta (casa), Inter (c), Real Madrid (f), Villarreal (c), Athletic Club (c), Bayern (c), Valencia (f), Viktoria Plzen (f), Almería (c) y Osasuna (f). Además, al central charrúa se unió Koundé, con una lesión en el bíceps femoral del muslo izquierdo que le hace perderse el Clásico, y se han unido De Jong y Memphis. En el caso del centrocampista es sólo una elongación y con el delantero hay rotura, por lo que estará más tiempo parado. Los dos tienen el daño en el muslo (ambos el izquierdo), una zona en la que hay que llevar cuidado por las recaídas.

Le quedan al técnico barcelonista, por tanto, tres centrales sanos: Eric García, Christensen y Piqué, que podría entrar en escena después de apenas haber participado hasta ahora.