Fútbol

Atlético - Barcelona: un partido para seguir creyendo

El Atlético recibe al Barcelona en medio de una buena racha para tratar de reengancharse a la Liga, mientras el equipo de Xavi quiere dar un golpe en la mesa para afianzar su candidatura al título

El Cholo Simeone charla con su cuerpo técnico en un entrenamiento previo al Atlético - Barcelona
El Cholo Simeone charla con su cuerpo técnico en un entrenamiento previo al Atlético - Barcelona FOTO: FERNANDO VILLAR EFE

«Es importante, pero no decisivo para lo que queda de Liga», opina Xavi del duelo estrella de la Liga en la primera jornada de 2023. El Atlético recibe al Barcelona y eso es sinónimo de que no se trata de un encuentro cualquiera, por mucho que todavía quede mucha competición. Simeone se suspendió en la primera parte de la temporada en un año más dividido en dos que nunca por el parón de un mes por el Mundial, pero ahora parece haber encontrado el camino. Desde la vuelta a la actividad a finales de diciembre suma tres victorias seguidas, dos en Copa contra rivales de menor categoría (Arenteiro y Oviedo) y una en Liga ante el Elche. Además, se ha ilusionado con la irrupción del canterano Pablo Barrios y sigue con una versión fantástica de Griezmann, con la moral reforzada después de una actuación fantástica en Qatar, aunque Francia terminara perdiendo la final. Son tres partidos, además, en los que solo han encajado un gol, por lo que empiezan a reconocerse. «Me espero un equipo defensivamente muy bien trabajado, son casi perfectos en defensa con el Cholo. Van cambiando el sistema y es difícil de prever si nos van a apretar alto o no», reconoció Xavi.

«Los resultados ayudan a que el equipo se sienta más seguro de sí mismo», confesó Simeone, que tiene que hacer frente también al conflicto con Joao Félix. El portugués está ante una buena oportunidad para reivindicarse hoy en el Metropolitano y si mantiene el nivel el distanciamiento con el entrenador irá quedando a un lado, al menos hasta verano. «Tenemos ganas de ser regulares», reconoció Koke en DAZN. «Es verdad que nos sacan muchos puntos, pero queda mucha Liga y tenemos que ir paso a paso», añadió el capitán rojiblanco. Necesita el equipo madrileño pelear en el campeonato de la regularidad por si le dejan un resquicio e intentar conquistar la Copa. Son once puntos más los que tienen tanto el Barça como el Real Madrid, al que puede recortar después de que perdiera en Villarreal. «Si ganamos daremos un golpe en la mesa», insistió Koke.

Y la misma expresión utilizó Xavi para seguir su análisis de lo que sucedería en caso de triunfo. El Barcelona está siendo constante en una Liga en la que solo ha perdido un partido (en el Bernabéu) y ha empatado dos (Rayo en la primera jornada y Espanyol en la última), pero sobre el que sigue la sombra de la duda por el rendimiento de los últimos años y por actuaciones como la del pasado jueves en Copa, donde sufrió en exceso, y más teniendo en cuenta que necesitó ponerse cuatro veces por delante para llevarse la eliminatoria en la prórroga y nunca logró domar el encuentro. Xavi tendrá que buscar soluciones a la ausencia de Lewandowski. Jordi Alba, sancionado, tampoco juega. Después del fiasco de la Champions, la Liga se ha convertido casi en una obsesión para los azulgrana, que necesitan un título de peso para afianzar el proyecto. Victorias en estadios como el Metropolitano ayudan a mejorar esa confianza. Desde que el Atlético cambió de estadio en 2017 han sido cinco visitas de los catalanes con solo una victoria: en 2019 con gol de Messi, dos empates y dos derrotas. Xavi se estrena allí como técnico.