Deportes

Austin, el mejor lugar posible para el regreso de Marc Márquez

El piloto del Repsol Honda ya está en el circuito de las Américas, un trazado en el que ha ganado siete veces de ocho posibles

Marc Márquez llegó este jueves a Texas
Marc Márquez llegó este jueves a Texas FOTO: MotoGP

Después de probarse el martes sobre una CBR 600 de calle en el circuito de Alcarrás, Márquez quiso tomarse unas horas para decidir si volvía o no a la acción este fin de semana. No quería precipitarse de nuevo y prefirió consultarlo con la almohada antes de marcharse al aeropuerto y emprender el viaje a Texas. Su tercer episodio de visión doble (diplopía) ha pasado y tiene el alta médica para volver a competir, pero seguro que también ha pesado en la decisión el escenario de la cuarta cita de la temporada 2022. MotoGP llega a partir de hoy al Circuito de las Américas, en Austin, Texas, un trazado en el que Márquez ha enseñado un dominio abrumador.

Su eficacia allí es prácticamente total: de las ocho veces que el Mundial se ha corrido en Austin, Marc ha ganado en siete ocasiones y de ocho «poles» posibles ha firmado siete. La victoria se le escapó en 2019, antes del parón por la pandemia. Cuando se cayó iba escapado y con una clara ventaja sobre el segundo, así que sólo ese imprevisto le apartó de un triunfo más que seguro. Después de un año en el que el coronavirus hizo imposible que la caravana mundialista viajase a Estados unidos, el curso pasado sí hubo visita a Texas, y volvió a ganar a pesar de que sus problemas en el brazo derecho todavía eran evidentes. Lo que se le escapó fue la «pole position», a manos de Pecco Bagnaia y Fabio Quartararo, pero al día siguiente en la carrera ganó con más de cuatro segundos de ventaja sobre el francés, que daba un pasito más hacia el título y agradecía la victoria de Marc, para que Pecco no le recortase puntos.

Así que si había un lugar perfecto para que Márquez volviese a competir después de su fuerte caída en Indonesia, ese es Austin, un circuito a izquierdas, de los que le gustan y que, además, permiten que su húmero derecho no se vea forzado en exceso. El «93» no pudo hacer la carrera en Mandalika y se perdió la tercera prueba del curso en Argentina. Si algo aprendió con su accidente en Jerez 2020 es que no debe precipitarse, y su visión no estaba para hacerlo. Vio desde casa a sus rivales en Termas de Río Hondo y mientras enseñaba en redes sociales sus progresos en el gimnasio. La dipoplía era más leve y podía hacer pesas durante la recuperación. El martes dejó más pistas en Instagram, con una foto de su entrenamiento de prueba con una Honda convencional y confirmando que se iba a dar un tiempo para decidir.

Ayer por la mañana el Repsol Honda Team oficializaba la buena noticia y Marc tomaba un avión a Texas con escala en Londres. Las dos sesiones de mañana le servirán para probarse y seguramente no va a arriesgar al máximo ni el sábado ni el domingo, pero es consciente de que, en ese circuito, sin necesidad de buscar sus límites puede estar en el podio y conseguir un buen puñado de puntos. Tiene 11 de su quinto puesto en Qatar y sólo está a 34 del liderato que ahora tiene Aleix Espargaró. Una distancia perfectamente remontable si Marc recupera su nivel. Este año era el de su reconquista y todavía está a tiempo.