Deportes

Las fotos que desmienten la coartada de Djokovic

Los abogados de Djokovic esgrimen que cogió el covid el 16 de diciembre, pero hay imágenes suyas el 17 en público sin mascarilla

Novak Djokovic
Novak Djokovic FOTO: CHRISTIAN HARTMANN REUTERS

Unas palabras de Djokovic o de su equipo ayudarían a poner luz, pero han anunciado que guardarán silencio hasta que llegue la solución en los tribunales. Eso será el lunes. El número uno del mundo sigue a la espera del gran día en un hotel en Melbourne donde están los inmigrantes indocumentados, con seguidores en la puerta apoyando al ídolo. No le quieren dejar entrar en Australia por no estar vacunado, pero tenía una exención que no convenció, de ahí el conflicto. Lo que sí se ha hecho público es la defensa de los abogados de Nole, 35 folios que han sacado los medios locales en los que explican el motivo por el que el tenista había obtenido ese permiso. «La fecha de la primera prueba PCR positiva de covid se registró el 16 de diciembre de 2021», afirman los abogados en los citados papeles. «El Sr. Djokovic había recibido, el 30 de diciembre de 2021, una carta del director médico de Tennis Australia que registraba que se le había proporcionado una ‘exención médica de la vacunación de covid’ porque se había recuperado recientemente de la enfermedad», señala también el documento.

Pero esta defensa tiene dos problemas, y uno de ellos no deja en buen lugar al jugador. El mismo 16 de diciembre, cuando se supone que conoció su positivo, Djokovic estuvo en un acto en su país en el que presentaban un sello con su imagen. Pero es que al siguiente, el 17, a mediodía hay imágenes de Novak en una gala de premios que organizó al Federación de su país, en la que está rodeado de adolescentes y niños. En ninguna de esas dos apariciones tenía mascarilla, así que si es cierto que el 16 de diciembre conoció que había contraído de nuevo la enfermedad, aunque no lo hizo público (cuando le pasó en abril de 2020 tras el polémico Adria Tour sí lo comunicó), no habría cumplido ningún tipo de norma de cuarentena o distancia social.

Dos días antes del 16, el 14 a Djokovic se le vio presenciando en directo el partido de la Euroliga de baloncesto entre el Estrella Roja y el Barcelona, que es un posible lugar de contagio.

Pero es que además esta razón para obtener la exención no es válida. El viernes se conoció que Tennis Australia dio el visto bueno cuando desde noviembre las leyes del gobierno federal indican que haber pasado recientemente la enfermedad no era un motivo para tener permiso. El error de la organización es clamoroso, aunque el director del Grand Slam «aussie», Craig Tiley, afirma que su equipo había hecho «un trabajo increíble».

Veracova sí abandona Australia

Entre los despropósitos del «caso Djokovic» está el de dejar pasar A Australia a la tenista Voracova, que tenía los mismos argumentos que el serbio. La situación del número uno y el ruido que se montó arrastró a la checa, llevada al hotel en el que estaba Novak, pero ella no sólo estaba en Melbourne, es que había disputado un partido. Eso sí, la jugadora no apeló como Djokovic y cogió el vuelo de vuelta a casa.