Deportes

¿Por qué se muere un hueso como le ha ocurrido a Rafa Nadal?

El tenista balear sufre el síndrome de Müller-Weiss y está jugando Roland Garrós con el pie anestesiado al tener necrosado el escafoides tarsiano

Nadal sufre el síndrome de Müller-Weiss que ha llevado al necrosamiento del escafoides tarsiano
Nadal sufre el síndrome de Müller-Weiss que ha llevado al necrosamiento del escafoides tarsiano FOTO: Archivo La Razon

Rafa Nadal ya está en semifinales de Roland Garros. El balear lo hizo de nuevo. En otro partido memorable, como casi siempre que se enfrenta con Djokovic, logró la victoria en los cuartos de final de Roland Garros tras más de cuatro horas y sigue adelante en la lucha por conquistar su décimo cuarto título en el torneo de tierra batida más famoso del mundo. Un triunfo que tiene aún más de épica si se tiene en cuenta la lesión crónica del balear que le ha obligado a jugar con el pie anestesiado debido al necrosamiento del escafoides tarsiano.

El síndrome de Müller-Weiss, también conocido como osteocondritis del escafoides, se ha hecho muy popular en los últimos meses porque lo padece desde hace muchos años una leyenda del deporte como es Rafa Nadal, probablemente el mejor tenista de todos los tiempos. Se trata de una lesión rara, que es degenerativa, que no tiene cura y que produce mucho dolor.

El escafoides tarsiano es uno de los huesos que forman el arco del pie que coge la cabeza del astrágalo y se articula con los huesos cuneiformes o cuñas de los tres primeros dedos del pie, empezando por el dedo gordo, siendo una pieza fundamental para el movimiento del pie.

El problema crónico se lo diagnosticaron en 2005. Se llama enfermedad de Muller-Weiss. Una parte de su escafoides, un hueso que está en medio del pie y que es fundamental para la movilidad, es más fina de lo habitual y se partió. Ya en esa época le auguraron una carrera corta, pero encontró la solución en unas plantillas extremas que le cambian las zonas de apoyo. Eso le ha derivado en otros problemas como la tendinitis en las rodillas, pero le ha permitido tener una vida deportiva como decían que no iba a ser posible y, además, de indudable éxito: es uno de los mejores deportistas de la historia.

“El escafoides es un hueso esencial en la biomecánica del pie y es el último que se cosifica en nuestro desarrollo, lo que podemos decir que lo hace más vulnerable. Aunque son múltiples las causas que pueden generar la aparición de la Enfermedad de Müller-Weiss, coincide detectar que ha habido una anomalía en el desarrollo de este hueso (por deformaciones en los pies del niño, déficit nutricional o problemas endocrinos, entre otros) y que haya una mayor carga lateral en el pie, muy común cuando el dedo gordo es más corto”, según explica Pilar Nieto, presidenta del ICOPCV (l Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana), en su página web.

Pero... ¿Por qué se muere un hueso?

La osteonecrosis o “muerte” ocurre cuando se reduce el flujo de la sangre a una parte de un hueso. Esto podría causar la muerte del tejido óseo, haciendo que el hueso se rompa y la articulación colapse. Al principio puede no haber síntomas de osteonecrosis, pero gradualmente puede comenzar a sentir dolor en el hueso afectado.

La enfermedad de Muller-Weiss es la necrosis avascular del escafoides tarsiano en el adulto, de aparición más frecuente entre los 30 y los 50 años de edad.

¿Porqué se produce?

Sigue en discusión el origen de esta lesión en la que se apuntan alteraciones biomecánicas, alteraciones del crecimiento óseo, secuelas de una enfermedad de Köhler en la infancia y traumatismos.

¿Cuál es su sintomatología?

Los pacientes refieren dolor al caminar, localizándolo en el dorso del pie.

En algunos casos el pie se va deformando dando lugar a un pie plano.

Las radiografías muestran un escafoides que ha perdido su forma, está aplanado y en ocasiones fragmentado, con prominencia hacia el dorso del pie.

Otras exploraciones como la TC o la Resonancia Magnética pueden ayudar a complementar el diagnóstico.

¿Cuál es su tratamiento?

En fases iniciales el tratamiento con plantillas y calzado adecuado pueden mejorar los síntomas.

En casos avanzados, o en los que ha fracasado el tratamiento conservador, puede plantearse la cirugía con posible artrodesis o fijación articular, con el fin de aliviar las molestias. En muchas ocasiones será necesario el injerto óseo.

Rafa Nadal ya ha confirmado que cuando termine este torneo explicará cuáles serán los siguientes pasos a seguir y sin parará un tiempo o se retirará definitivamente.