Coronavirus

Las aerolíneas confían en recuperar la actividad sin restricciones a finales de junio

Se trata la fecha fijada por el Gobierno para permitir viajes entre provincias, lo que esperan les permita recuperar los vuelos nacionales

Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez en el día 46 del estado de alarma
Varios aviones de Iberia aparcados en el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez FOTO: Marta Fernández Jara Europa Press

Si todo avanza según los planes del Gobierno, a finales de junio se completará la desescalada del confinamiento para frenar al Covid-19 y se alcanzará la “nueva normalidad”. Será entonces cuando se permitan los desplazamientos entre provincias. Y es esa flexibilización de los viajes la que hace concebir esperanzas al sector aéreo de que para entonces podrá retomar su actividad en España con normalidad, más allá de los desplazamientos ineludibles que se permiten ahora. Así lo aseguran desde las aerolíneas, que no ven el momento de empezar otra vez a volar y que firmarían ahora mismo poder hacerlo en estas fechas.

En los planes del gestor aeroportuario, Aena, se recoge que sean los vuelos domésticos los primeros en reanudarse. Es lo lógico y lo más factible desde un punto de vista operacional. De momento, los países de la UE mantienen cerradas sus fronteras para vuelos que no sean esenciales, con lo que la operativa está extremadamente restringida. Además, las aerolíneas consideran que la recuperación del sector será larga y lenta y que empezará primero por los vuelos internos hasta que, poco a poco, conforme los viajeros vayan recuperando la confianza, se vaya recuperando la actividad en el largo radio.

Tanto Air Europa como IAG, el holding al que pertenecen Iberia, Vueling y Level, han dado ya a entender que en julio habrán recuperado una cierta normalidad adecuada a la caída en picado del tráfico aéreo. Diego García, director general para las Américas de Air Europa, aseguró en una entrevista en “Hosteltur” que su idea es recuperar los vuelos con América a partir de julio. E IAG, en su presentación de resultados, aseguró también que está planificando un retorno considerable de sus operaciones en julio considerando un escenario de planificación con una reducción total de la capacidad de transporte de pasajeros de en torno al 50% en 2020,

En cualquier caso, la actividad aérea no podrá retomarse ante de que la Comisión Europea fije unos criterios comunes para todos los países. En principio, será el próximo día 13 de mayo cuando promulgue las normas y protocolos que aseguren las condiciones sanitarias para reanudar las informaciones, según lo que ha transmitido esta misma semana desde Bruselas al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. No obstante, España ha advertido de que si la UE no actúa con rapidez, “tendrá que plantearse sus propias condiciones”.

Turismo

España está insistiendo muchísimo en Europa en agilizar la recuperación de la actividad del sector aéreo porque de él depende en buena medida la recuperación de uno de los motores económicos nacionales, el turismo. Más del 80% de los extranjeros que visitan España llegan en avión. No obstante, el sector asume que este año será el peor de la historia porque la fecha para que los extranjeros puedan venir sigue siendo una incógnita. Aquí y en otros países. Alemania, de la que proceden unos 13 millones de turistas, no se plantea por el momento dejar salir al exterior a sus ciudadanos. La propia canciller germana, Angela Merkel, aseguró la semana pasada que en este momento de la pandemia no se puede abordar con seriedad la cuestión. “La decisión sobre viajar al extranjero no está ahora sobre la mesa”, repitió en dos ocasiones al ser interrogada al respecto en una rueda de prensa. Pese a ello, el Gobierno de Baleares, uno de los destinos favoritos de los alemanes, ha asegurado que trabaja “bilateralmente” con Alemania para recuperar “cuanto antes” rutas aéreas que permitan la afluencia de turistas al archipiélago con las máximas garantías sanitarias.

Para proteger al sector, el Gobierno ha asegurado que trabaja en un plan de defensa del sector turístico. En el caso de las aerolíneas, Ábalos ha admitido que es muy probable que las líneas ICO que el Gobierno ha puesto a disposición de las empresas no sean suficientes para garantizar su viabilidad. El ministro cree que las aerolíneas necesitarán “refuerzo” financiero y “ayudas de tesorería” a futuro, aunque advierte de que se trata de un problema en toda Europa, por lo que todos los gobiernos trabajan en esta dirección. España quiere que se fijen unas reglas comunes para las ayudas al sector para todos los países. Lo que trata de evitar es que aquellos países con más músculo financiero, como Alemania, otorguen ventaja a futuro a sus compañías con sus ayudas.