Coronavirus

El Eurogrupo permite acceder al fondo de rescate sin hombres de negro

Las ayudas podrán devolverse en 10 años para el gasto sanitario

Economía.- Calviño celebra el "buen acuerdo" alcanzado en el Eurogrupo y trabajará en mecanismos comunes de financiación
Reunión del Eurogrupo por videoconferencia TWITTER DE NADIA CALVIÑO

Sin los temibles hombres de negro y con una definición de gasto sanitario bastante flexible. Los ministros de Economía y Finanzas de la divisa común han llegado esta tarde a un acuerdo, tras apenas tres horas de reunión, sobre las características de los préstamos disponibles a través del fondo europeo de rescates (MEDE.) Se habilitará una línea de crédito de 240.000 millones de euros de los que cada Estado podrá solicitar hasta el 2% de su PIB, unos 24.000 o 25.000 millones de euros en el caso de España. Estos créditos ventajosos podrán devolverse en un plazo de diez años. Se espera que esta herramienta pueda estar disponible el próximo 1 de junio, aunque aún debe pasar el visto bueno de los parlamentos nacionales.

El ejecutivo español, sin embargo, defiende que no se plantea recurrir a este mecanismo ya que nuestro país no tiene problemas para financiarse en los mercados de crédito. “El Eurogrupo acuerda los términos para la puesta en marcha el 1 de junio del instrumento precautorio de pandemia. Es un paso más en la buena dirección de la zona euro”, ha reaccionado la vicepresidenta económica Nadia Calviño vía twitter tras la cita telemática.

Según el acuerdo refrendado por los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete el pasado 23 de abril esta línea especial de crédito sin condiciones draconianas como ajustes o reformas estructurales estará circunscrita tan sólo al gasto sanitario “directo o indirecto”, lo que abarca tanto la cura como la prevención. Precisamente este último término es el que abre la puerta a incluir, por ejemplo, algunas partidas destinadas al confinamiento hasta llegar al 2% del PIB y parece haber consenso en una cierta manga ancha interpretativa. A pesar de esto, el país que solicite la ayuda deberá detallar las partidas que piensa sufragar ante sus socios europeos de la moneda única y después tanto la Comisión Europea como el MEDE se encargaran de comprobar que se ha cumplido lo pactado a través de una serie de informes trimestrales. Aunque no se prevé un mecanismo sancionador, se podrían dejar de desembolsar los fondos.

A pesar de esta vigilancia, no habrá visitas ad hoc de los hombres de negro y el control para los países que soliciten este auxilio no será diferente al habitual dentro del Semestre europeo Un panorama muy diferente al de los rescates clásicos. En el caso de nuestro país las visitas de la troika siguen produciéndose dos veces al año. “No habrá estigma”, ha proclamado el presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, antes las dudas planeados por países como España e Italia antes de la cita de hoy.