El BBVA pierde 1.157 millones en el primer semestre

El beneficio del segundo trimestre, que incluye el periodo de confinamiento, cae un 49,5% hasta los 636 millones

El BBVA, el banco que preside Carlos Torres, intentó adelantar en el primer trimestre el teórico impacto de la Covid-19 al contabilizar el deterioro de su fondo de comercio en Estados Unodos, por un importe 2084 millones de euros. Eso le ha permitido presentar unos beneficios en el segundo trimestre de 636 que, no obstante, son un 49.5% inferiores a los del mismo periodo del año anterior. Los resultados semestrales, que comprenden el periodo enero-julio, arrojan unas pérdidas de 1.157 millones de euros, que hubieran sido 928 millones de beneficios sin contar el ajuste por el negocio americano, lo que representaría una caída del 62% con respecto a los resultados del primer semestre del año anterior.

El consejero delegado del BBVA, el turco Onur Genç, en una nota hecha pública por la entidad, considera que “en este entorno sin precedentes, continuamos generando un sólido resultado antes de provisiones. Afrontamos esta crisis desde una posición de fortaleza, gracias a la solidez de nuestros ingresos, nuestro modelo de negocio diversificado y nuestras capacidades digitales. Asimismo, destaca la fuerte generación de capital en el trimestre”. En la misma nota, la entidad defiende que Los resultados de BBVA entre enero y junio demuestran la fortaleza en el beneficio antes de provisiones o margen neto, que ha permitido hacer frente a saneamientos y provisiones para afrontar el impacto de la pandemia. Además, el control de los gastos de explotación ha permitido mejorar el ratio de eficiencia en 3,89 puntos porcentuales en los primeros seis meses del año. El margen de intereses avanzó un 2% interanual en el segundo trimestre a tipos de cambio constantes (-9,8% a tipos de cambio corrientes) hasta los 4.097 millones de euros. En el conjunto del semestre, el margen de intereses alcanzó 8.653 millones de euros, un 4,5% más en términos constantes, frente al mismo periodo del año anterior (-3,2% a tipos de cambio corrientes). Las comisiones netas se vieron afectadas por una menor actividad minorista, especialmente en tarjetas, derivada del confinamiento por la pandemia. El Grupo BBVA obtuvo 1.043 millones de euros en concepto de comisiones netas en el segundo trimestre del año, un 9,5% menos en términos constantes (-16,9% en términos corrientes). Entre enero y junio las comisiones netas alcanzaron 2.301 millones (-1,7% en constantes, -6,8% en corrientes).

El banco insiste en el buen comportamiento de los resultados de operaciones financieras (ROF), que avanzaron en términos interanuales un 135,1% en el semestre a tipos de cambio constantes (+104,1% en euros corrientes), fundamentalmente gracias a las ganancias por coberturas de tipo de cambio y al incremento en los resultados generados en casi todas las áreas de negocio.

El margen bruto alcanzó los 5.561 millones de euros en el segundo trimestre, lo que supone un avance del 6,1% interanual en términos constantes (-5,7% en corrientes). En el conjunto del semestre, esta partida avanzó un 8,8% en

constantes (+0,8% en corrientes) hasta los 12.045 millones de euros.

Durante el segundo trimestre se produjo una fuerte contención de los gastos de explotación hasta 2.594 millones de euros, que supone una caída del 4,9% a tipos constantes (-12,1% a tipos corrientes) frente a un año antes. En el conjunto del semestre, los gastos de explotación decrecieron un -1,5% en euros constantes (-6,2% en corrientes), hasta 5.512 millones, frente a una inflación media del 4,7% en los 12 últimos meses. Esta contención de los gastos de explotación y la positiva evolución de los ingresos de carácter recurrente permitieron mantener lo que los responsables del BBVA llaman las mandíbulas”operativas en positivo.

El margen neto alcanzó 2.967 millones de euros en el segundo trimestre, lo que supone un incremento del 17,6% interanual a tipos de cambio constantes (+0,7% en corrientes). Entre enero y junio, el margen neto fue de 6.533 millones de euros (+19,2% en constantes, +7,6% en corrientes). Este crecimiento se explica por la buena evolución del margen de intereses y de los ROF, así como por el descenso de los gastos de explotación.

El beneficio atribuido en el segundo trimestre ascendió a 636 millones de euros, un -40,5% menos interanual a tipos de cambio constantes (-49,5% en corrientes), tras incorporar las dotaciones relacionadas con la pandemia (644 millones de euros: 576 millones en saneamientos y 68 millones en provisiones). Este resultado es un 118% superior al beneficio atribuido del primer trimestre de 2020, excluyendo el deterioro del fondo de comercio de EE. UU. En la cuenta acumulada del primer semestre, BBVA obtuvo un beneficio atribuido de 928 millones de euros sin tener en cuenta dicho deterioro (-57,8% en constantes, -62% en corrientes). Incluyendo este impacto (-2.084 millones de euros), el resultado atribuido de los seis primeros meses asciende a -1.157 millones de euros