Coronavirus

España, la segunda economía desarrollada del mundo que más se hundió en el segundo trimestre

Según la OCDE, sólo el desplomé del PIB del Reino Unido (-20,3%) superó al español (-18,5%)

Logo de la OCDE
Logo de la OCDE

La economía española sufrió un quebranto sin precedentes en el segundo trimestre del año por la pandemia del coronavirus no visto en casi ningún país desarrollado. Según los datos difundidos hoy por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo el PIB británico (-20,3%) se desplomó más que el español (-18,5%) entre abril y junio, los meses más duros de la pandemia del coronavirus que obligaron a un confinamiento casi total de los españoles. La economía mexicana (-17,3%) fue la tercera más afectada por el parón de la actividad provocado por el coronavirus.

Crecimiento del PIB en algunos países de la OCDE FOTO: Teresa Gallardo

El derrumbe de la actividad en España fue tan severo que la economía del siguiente Estado europeo en la lista del club de los países más ricos del mundo que más cayó, la francesa, lo hizo un -13,82%. Muy pocos de los 52 países que integran esta organización pudieron evitar el retroceso de su economía en el momento más álgido de la pandemia. El que mejor soportó los embates fue China que, a pesar la zona cero de la pandemia, logró un crecimiento por encima del 11%. También lograron avances para sus economías Irlanda (1,23%), Rusia (0,7%), India (0,66%), Turquía (0,62%), Bulgaria (0,29%) y Rumanía (0,23%).

En conjunto, el PIB de los países que integran la OCDE registró una contracción sin precedentes del 9,8% en el segundo trimestre de 2020, después de haber retrocedido un 1,8% en los primeros tres meses del año, lo que confirma la entrada en recesión técnica del “club de los países desarrollados” por primera vez desde la crisis financiera global entre 2008 y 2009. El desplome de la actividad en la OCDE entre los meses de abril y junio como consecuencia de la Gran Reclusión provocada por la pandemia de Covid-19 multiplica por más de cuatro el impacto adverso del 2,3% registrado en el primer trimestre de 2009, en el peor momento de la crisis financiera global.