KO a la hostelería: pierde 700.000 trabajadores en el último año

El sector ha pasado de emplear a 1,8 millones de personas a 1,1 este verano. Las empresas anuncian movilizaciones en septiembre. Baleares y Cataluña son las regiones más perjudicadas

Un espetero prepara este verano unas sardinas en un chiringuito de la playa del Rincón de la Victoria de Málaga
Un espetero prepara este verano unas sardinas en un chiringuito de la playa del Rincón de la Victoria de MálagaJorge ZapataEFE

«Hemos tenido una evolución muy negativa durante el segundo trimestre, pero cuando miramos los indicadores diarios y más recientes vemos que la reactivación está en marcha. Desde que terminó el periodo de hibernación, la economía española se ha ido recuperando, es una recuperación irregular por sectores, pero esa forma de V asimétrica es lo que se está produciendo». Este es el análisis que hace de la situación económica Nadia Calviño, vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos. Sin embargo, muchos sectores no comparten esta visión de la realidad y claman desesperadamente por su supervivencia. Este es el caso de la hostelería, el más dañado de toda la maquinaria económica española y que hasta hace no mucho era la locomotora que tiraba del resto en un país donde el turismo y el ocio han sido tradicionalmente piedras angulares del empleo.

Las cifras revelan que la hostelería registró en julio una caída del número de afiliados a la Seguridad Social de casi un 15%, lo que equivale a la destrucción de 265.000 empleos, a los que se suman más de 423.000 trabajadores del sector que continúan bajo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). De esta forma, la hostelería tiene este verano casi 700.000 personas menos trabajando que el año pasado a estas alturas, según un análisis sobre la situación del sector de Comisiones Obreras (CC OO), que alerta de que el impacto es mucho más significativo que en el resto de actividades económicas.

Hace un año, el sector empleaba a más de 1,8 millones de personas y en julio de 2020 el número bajó a 1,55 millones. Si se restan también los trabajadores en ERTE, que efectivamente no están trabajando y que reciben apenas una parte de su sueldo habitual, la cifra se queda en cerca de 1,1 millones de empleados trabajando de forma efectiva. Islas Baleares encabeza la destrucción de empleo con un 29% menos de personas trabajando en la hostelería respecto a julio de 2019, por delante de Cataluña (17%), Andalucía y Comunidad Valenciana (-14,8% en ambos casos).

El sindicato achaca estas pésimas cifras a la caída del turismo y a una desescalada en la hostelería española que «no está siendo muy pacífica». Destaca el informe del sindicato que hasta el mes de julio se han abierto solamente una parte de los hoteles en España, «sobre todo del principal segmento como es el de sol y playa, pero con poca ocupación, principalmente de turistas nacionales». Además, los hoteles urbanos de las principales ciudades de España como Madrid, Barcelona o Sevilla «apenas han abierto y, aunque estaba previsto abrirlos en el mes de septiembre si la evolución de la pandemia iba bien, dada la situación actual posiblemente no lo hagan».

Ante este panorama, Hostelería de España, patronal del sector, y sus organizaciones territoriales confederadas, están promoviendo la interposición de recursos a los decretos autonómicos sobre el coronavirus y anuncian una protesta en Madrid el 9 de septiembre para denunciar la crítica situación en la que se encuentran bares y restaurantes. Considera que las medidas adoptadas por las comunidades autónomas son «extremas» frente a un sector que no es el principal responsable de la propagación del virus y reclama que simultáneamente a la adopción de medidas restrictivas de la actividad económica se contemplen acciones «compensatorias» que no aboquen a la ruina a las empresas y al paro a cientos de miles de trabajadores.

Menos empleo a tiempo parcial

Otro colectivo que también ha recibido con fuerza el impacto del coronavirus es el de los trabajadores a tiempo parcial. Por primera vez desde 2011, hay menos de 2,5 millones de personas trabajando a tiempo parcial en España, según Adecco. De esta forma, uno de cada seis empleos a tiempo parcial ha sido suprimido a lo largo de los últimos doce meses. La proporción de ocupados a tiempo parcial en el total de ocupados ha caído al 14,2%, frente al 15,8% de 2015. El salario medio español creció un 1,5% en el segundo trimestre hasta alcanzar la cifra récord de 1.700 euros. No obstante, está casi 500 euros por debajo de los 2.172 euros mensuales de media en la Unión Europea. Tomando de referencia Alemania, la brecha es de 1.174 euros mensuales, lo que implica que un español necesita trabajar 20 meses para tener los ingresos anuales de un alemán.