Hacienda rectifica y da la razón al médico multado por no hacer la declaración mientras estaba ingresado por Covid

Retira la multa al sanitario autonómo que no pudo presentar las trimestrales a tiempo. El Fisco reconoce el error en menos de un día tras la información de LA RAZÓN

El médico y autónomo multado por Hacienda por no presentar la declaración trimestral mientras estaba ingresado y recibiendo rehabilitación para paliar las secuelas del Covid-19 ha recibido nuevas noticias de Hacienda. Carlos, de 64 años, presentó las trimestrales una semana después del plazo máximo establecido (20 de junio) debido al estado de tetraplejia que le causó la enfermedad y que, por tanto, le impedía hacer apenas ningún movimiento. La notificación de una multa de 200 euros (100 euros por el atraso del IRPF y otros 100 del IVA) por superar el plazo no tardó en llegar, a la que Carlos respondió presentando una alegación.

Sin embargo, una vez analizados los dos recursos que presentó (uno para el modelo 130, correspondiente al IRPF, y otro para el 303, del IVA), la Agencia Tributaria le mandó una respuesta automática que denotaba una falta de análisis sobre su caso. En concreto, la Agencia Tributaria consideró que su «conducta fue voluntaria» y que esta «negligencia» muestra un «cierto desprecio o menoscabo de la norma». Según su interpretación, Carlos podría haber presentado las trimestrales el 13 de mayo, día en el que le dieron de alta en un hospital tras superar el Covid-19 y lo trasladaron en ambulancia a otro para seguir ingresado recibiendo rehabilitación hasta el 5 de julio.

Tras las consultas de LA RAZÓN con Hacienda el pasado miércoles 2 de septiembre, la oficina más cercana a su domicilio se puso en contacto con Carlos reconociendo el error y aconsejándole que presentara un recurso de reposición -otro trámite en el que se analizan las pruebas de forma más específica- para que la sanción quedase finalmente anulada. Este pasado lunes 7 de septiembre, coincidiendo con la publicación de la noticia en LA RAZÓN, Carlos recibió una llamada de la misma oficina para decirle «que no se preocupara, que ya estaba todo solucionado», cuenta Violeta, su mujer. El plazo máximo para resolver este recurso es de un mes, aunque desde la Agencia Tributaria señalan que «depende de cada caso, pero puede ser muy rápido», incluso menos de una semana. No obstante, este médico recibió la aprobación el mismo día que acudió a presentarlo, un plazo demasiado ajustado para ser el habitual. Esta premura puede deberse a las consultas de este medio y la gran repercusión de la noticia.

La velocidad en los plazos de respuesta no es usual, según Legálitas: “Por nuestra experiencia, es un recurso que es contestado por la Administración en muy pocas ocasiones. En la práctica se utiliza para dilatar plazo y ganar tiempo para el procedimiento judicial, de hecho ya se interpone habiendo agotado la vía administrativa”, dicen desde Legálitas. De hecho, una de las principales preocupaciones de Carlos era saber si habría más casos como el suyo que por falta de visibilidad hayan tenido que asumir la multa o se vean envueltos en trámites interminables.