El Gobierno baraja incrementar la pensión de los que retrasen su salida del mercado laboral

Se trata de una de las opciones que el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social tiene encima de la mesa para desincentivar las jubilaciones anticipadas

El Gobierno quiere incentivar que los españoles prolonguen su vida laboralMariscalEFE

El Gobierno sigue buscando fórmulas para desincentivar la jubilación anticipada y fomentar el trabajo voluntario más allá de la edad legal de retiro, lo que contribuiría a aliviar la delicada situación de las arcas de la Seguridad Social, cuyo déficit se puede disparar hasta los 25.000 millones de euros este año por culpa de la pandemia, según las propias estimulaciones del Ejecutivo. Y entre las opciones que bajara está la de gratificar a aquellos que retrasen su salida del mercado laboral. Según ha explicado en una entrevista a Efe el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, entre las opciones de manejan para hacerlo está aumentar la cuantía mensual de la pensión, aunque es un asunto que aún está en discusión. En debate está también retribuir con un pago único a quienes decidan retrasar la salida del mercado laboral.

Se trata, en cualquier caso, de medidas que no se tratarán hasta el año próximo. Escrivá tiene sobre la mesa dos reformas de calado, como la de pensiones o la cotización por ingresos reales de los autónomos, que quiere ir abordando con cambios graduales en la Ley general de la Seguridad Social, pero que tendrán que esperar a 2021 para entrar en vigor dado el complejo calendario legislativo del Congreso en lo que queda de 2020 por los Presupuestos. También tendrán que esperar al “primer periodo de sesiones del año que viene” los cambios que asegurarán el poder adquisitivo de las pensiones o las medidas para desincentivar la jubilación anticipada y fomentar el trabajo voluntario más allá de la edad legal de retiro.

Mejora del mercado laboral

Respecto a la marcha del mercado laboral, el ministro ha avanzado que el empleo volverá a mejorar en noviembre a pesar de las nuevas restricciones. Escrivá ha señalado que la afiliación hasta mediados de noviembre apunta a una mejora del empleo con un alza, en cifras desestacionalizadas, “superior” a la de octubre. El mes pasado la afiliación creció en 45.365 trabajadores en esas cifras desestacionalizadas, que eliminan componentes cíclicos como el fin de determinadas campañas o el refuerzo de la educación con el arranque del curso. “El empleo no está cayendo sino mejorando durante el mes de noviembre”, ha asegurado Escrivá.

Sobre la evolución de los ERTE ante la segunda oleada de la Covid-19 y las restricciones aprobadas en algunas zonas, Escrivá ha reconocido que está habiendo nuevos expedientes pero “en ningún caso de la magnitud del momento anterior” y, además, “con una concentración sectorial muy grande”.

El sindicato CSIF señalaba esta semana que el SEPE había tramitado en las dos últimas semanas 150.000 ERTE que afectaban a más de 720.000 trabajadores, mientras que UGT alertaba de una “avalancha” de despidos en los próximos meses. Cuestionado por si se puede hablar de una nueva avalancha de ERTE, Escrivá lo ha rechazado: “Con la información que tenemos, en ningún caso”. La Seguridad Social, ha explicado, ofrecerá a final de mes datos actualizados sobre los trabajadores en ERTE y cuántos están en las nuevas modalidad de limitación e impedimento puestas en marcha en octubre con el nuevo acuerdo logrado con patronal y sindicatos.

Sobre si se pueden esperar más despidos en los próximos meses, Escrivá ha incidido en que el esquema de protección desarrollado con los ERTE debería seguir siendo útil para evitarlo. "Ya tenemos un marco en el que las restricciones administrativas están vigentes en distintas comunidades autónomas (...) y lo que ha ocurrido en octubre y en la mitad de noviembre no tiene por qué no seguir ocurriendo hacia adelante”, ha apuntado. “No lo sé (...), seguiremos monitorizando muy estrechamente pero, en principio, no tiene porque ser muy distinto a lo que hemos visto hasta ahora”, señala.

En los últimos meses, el paro ha registrado algunos incrementos moderados, mientras que la afiliación ha encadenado en octubre seis meses de crecimiento tras el duro impacto de la pandemia en marzo y abril. “No me sorprendería que en términos intertrimestrales el último trimestre del año 2020 frente al tercero tuviera un crecimiento del empleo superior al 2%”, ha avanzado Escrivá, que apunta a mejoras en “muchos sectores”. “Son muchos los sectores que están yendo bien, si no los datos no serían tan buenos”, defiende. Para el ministro esta evolución de los datos de empleo en un contexto tan complejo es un indicio de que el esquema de protección de ERTE y de autónomos “está funcionando bien”. Por ello, es partidario de mantenerlo y de que la prórroga más allá del 31 de enero -que acaban de empezar a negociar con patronal y sindicatos- vuelva a tener una fecha tope de vigencia. “Esto ha sido muy útil porque nos ha permitido ir reajustando en el tiempo”, afirma.

Para la hostelería, el sector más afectado por las nuevas restricciones, dice que podría haber “protecciones o apoyos adicionales”, pero “muy focalizados territorialmente” y en el tiempo.