La amenaza de bares y restaurantes: colapso judicial con miles de demandas

Los hosteleros avisan: «Vamos a denunciar al Estado y a las comunidades por llevarnos a la ruina con sus medidas arbitrarias»

Una pareja toma un café en un local de Las Ramblas de Barcelona, tradicionalmente abarrotadas de gente y ahora desérticas
Una pareja toma un café en un local de Las Ramblas de Barcelona, tradicionalmente abarrotadas de gente y ahora desérticasEmilio MorenattiAP

«Si todo lo que se ha filtrado de este plan se confirma y no hay algo más, será un asesinato colectivo de un millón de hosteleros, nuestra sentencia de muerte definitiva», ha advertido el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, que avisa de que «los juzgados se van a colapsar con las miles de demandas que vamos a interponer contra el Gobierno y algunas comunidades por llevarnos a la ruina». Entre otras causas, por dejación de funciones y contra las medidas arbitrarias y los cierres que se han producido durante todos estos meses, y que han provocado la desaparición de decenas de miles de negocios. Defienden los hosteleros que, según los datos oficiales de Sanidad, al sector solo le es achacable un 2,23% de los casos positivos de coronavirus. «Van a ser cientos de miles las empresas que van a reclamar al Estado o a los gobiernos autonómicos. Y nosotros vamos a proporcionar todos los medios a nuestro alcance para que nadie se quede sin opciones de interponer su reclamación», reiteró Yzuel.

La patronal tiene ya habilitada una opción a través de la plataforma «Indemniza» por la que cualquier hostelero que desee iniciar algún tipo de reclamación pueda gestionarla a través de este servicio jurídico online. «No vamos a dejar atrás a nadie». Si finalmente se confirma que el plan se reduce en términos generales a incentivos, fiscales, exoneraciones en las cotizaciones, retoques en los créditos ICO y rebajas en los alquileres –«medidas que alivian, pero que no solucionan los problemas», critica Yzuel–, desde Hostelería de España advierten que el colapso en los juzgados está garantizado.

Y la ausencia de ayudas estatales y de unas pautas obligatorias para que los gobiernos regionales otorguen liquidez directa, y las nuevas restricciones a la actividad hostelera en plena Navidad van a incentivar la interposición de demandas. Recuerdan las patronales que países con tanto o menos peso específico del sector hostelero, como Alemania, Fracia, Países Bajos o Italia han destinado entre 5.000 y 15.000 millones en ayudas no reembolsables.