La presión fiscal del Gobierno reducirá este año la emisión de deuda, pero seguirá en cifras récord

El Tesoro Público revisará la emisión bruta por la mejora de recaudación. Los Presupuestos marcaron una cifra histórica de 299.138 millones de euros, un 6% más que en 2020. El endeudamiento neto ascendería a 110.000 millones

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño
La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia CalviñoEmilio NaranjoEFE

El Tesoro Público colocará hoy en el mercado de deuda entre 5.250 y 6.750 millones de euros en la primera subasta de bonos y obligaciones del año. Vuelve así a los mercados tras celebrar el pasado 15 de diciembre su última subasta, en la que captó 1.227 millones de euros en letras a 3 y 9 meses y ofreció mínimos históricos en los tipos de ambas referencias.

Sin embargo, el organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos va a anunciar una reducción de la emisión de deuda prevista en los Presupuestos Generales del Estado para el nuevo ejercicio. La razón no es otra que la mejora de las previsiones de ingresos fiscales de 2020, que “se han visto superadas” por la recaudación, según ha avanzado hoy la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. “Mañana mismo el Tesoro Público va a hacer el anuncio y la previsión de emisión de deuda para este año y va a dar esa buena noticia, la de que vamos a reducir la emisión con respecto a lo previsto cuando se presentó el proyecto de Presupuestos”, según ha confirmado Calviño en declaraciones a la cadena Cope.

En las proyecciones presupuestarias para 2021, la emisión bruta por parte del Tesoro Público iba a registrar este año una cifra récord de 299.138 millones de euros, un 6% más que el ejercicio anterior, mientras que el endeudamiento neto previsto para 2021 asciende aproximadamente a 110.000 millones de euros. Con esta nueva revisión, y gracias a la mejora de la recaudación y la redoblada presión fiscal, el Gobierno podrá relajar su necesidad de financiación.

Por otra parte, la vicepresidenta económica se mantiene firme en su convicción de que la economía española mantendrá “la senda positiva” en el cuarto trimestre de 2020, aprovechando el tirón navideño, con lo que registrará crecimiento a pesar de la segunda ola de la pandemia. “Según todos nuestros datos se mantuvo la tendencia. Nuestra previsión es que el dinamismo y el rebote del tercer trimestre se mantuvo en el cuarto y seguirá acelerándose en 2021”. A pesar de estas perspectivas, Calviño ha admitido que “quedan por delante semanas y meses complicados”, por lo que se ha mostrado favorable a la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y a “seguir apoyando a los sectores más afectados”. Además, cree que a partir de la primavera se observará un mayor crecimiento económico “a medida que avance la vacunación” entre la población.

En lo que mantiene su negativa es a dar rienda suelta a una subida del salario mínimo interprofesional (SMI), y ha remitido esta subida a que la situación económica lo permita para no “poner en riesgo la creación de empleo”. Mantiene su enfrentamiento con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que sigue empeñada en incluir esta subida en la mesa del diálogo social, aunque cuenta con el rechazo frontal de los empresarios, que tienen en Calviño y en la ministra de Hacienda dos puntos de apoyo. Calviño insiste en que no es momento de subirlo “en las actuales circunstancias económicas” y sanitarias, aunque confía en que la situación mejore y permita retomar la senda de aumento del SMI, que se inició hace dos años y medio y que es uno de los objetivos marcados por el acuerdo de Gobierno entre PSOE y Podemos.