Solo dos semanas para salvar del paro a 350.000 autónomos

ATA avisa a Escrivá de su exceso de confianza en un acuerdo fácil pese a las fuertes demandas para sellar la prórroga de las ayudas

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (c), durante su última reunión con los representantes de los autónomos
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (c), durante su última reunión con los representantes de los autónomosMº de Inclusión","Seguridad SociEFE

Los autónomos siguen con la mosca detrás de la oreja. El Gobierno aún no ha empezado a negociar con ellos la prórroga de las ayudas por cese de actividad. El tiempo se agota y el Ministerio de Inclusión que dirige José Luis Escrivá ha emplazado a los representantes de este colectivo, uno de los más golpeados por la pandemia, a un primer encuentro en la tarde del próximo lunes, con solo dos semanas por delante para cerrar un acuerdo. La anterior extensión se fijó hasta el 31 de enero de enero, quedan 16 días y dos Consejos de Ministros, poco margen si se tiene en cuenta que la última vez se apuró hasta el último momento.

Las tres asociaciones mayoritarias –ATA, UPTA y Uatae– reclamaron «por escrito y de palabra» de forma reiterada a Escrivá que se les convocara «cuanto antes» para atender sus demandas ante una nueva prórroga.

En la actualidad cerca de 350.000 autónomos cobran la prestación por cese de actividad, una cifra que puede seguir aumentando con el estallido de la tercera ola del coronavirus y la generalización de restricciones y confinamientos. Y todos ellos podrían engrosar las listas del paro si no se aprueba antes del 31 de enero una nueva extensión de la prestación.

Desde ATA advierten de que Escrivá se muestra «muy seguro» de que la negociación será fácil, pero desde esta asociación ya advierten que no será así. «Los autónomos seguimos siendo siempre los últimos en ser convocados. Estamos con el tiempo justo», manifestó a LA RAZÓN su presidente, Lorenzo Amor, que pondrá sobre la mesa cuatro puntos «irrenunciables». Estos cuatro puntos pasan por eliminar el requisito para acceder a la prestación a haber sido beneficiario de la prestación entre mayo y junio; la exoneración de las cotizaciones a los trabajadores por limitación de actividad como se ha hecho con los trabajadores del Régimen General; permitir que los autónomos de temporada que en 2018 y 2019 hayan cotizado en meses diferentes del periodo de junio a diciembre también puedan acceder a la ayuda; y el aplazamiento de la subida de la cuota para 2021.