Repsol se lanza a liderar la carrera por el hidrógeno verde en Europa

La compañía energética liderará un consorcio para desarrollar el primer electrolizador alcalino de 100MW en Europa

Vista general de la sede central de Repsol en Madrid
Vista general de la sede central de Repsol en Madrid

El hidrógeno verde es uno de los combustibles del futuro y Repsol está tomando posiciones para no quedarse rezagado en la carrera por su desarrollo. La compañía energética ha anunciado hoy que va a liderar el consorcio H24All para desarrollar el primer electrolizador alcalino de 100 MW en Europa con el que producir este tipo de combustible. La intención de la compañía es instalar este electrolizador en el complejo de Petronor, en el País Vasco.

Las quince entidades que integran el consorcio acaban de presentar una solicitud de financiación dentro de la convocatoria del European Green Deal para ponerlo en marcha. Entre los socios se incluyen centros de investigación, proveedores de materiales, empresas de ingeniería especializadas en electrolizadores, industrias electrointensivas, empresas energéticas y del sector de la automoción, universidades y asociaciones industriales. Todos ellos, ha explicado Repsol, “poseen una gran experiencia en este campo, mantienen unos altos estándares de seguridad en sus operaciones y han manifestado su compromiso con la reducción de emisiones de CO2″.

Según ha explicado Repsol, durante el proyecto H24All, los socios desarrollarán e integrarán “en un tiempo récord” diferentes soluciones innovadoras que, en conjunto, “representarán un progreso significativo en lo que a tecnologías de producción de hidrógeno renovable se refiere”. El proyecto pretende además demostrar la viabilidad de un electrolizador de gran escala, mejorando la competitividad de esta tecnología, al tiempo que se reduce la inversión necesaria para su construcción, así como los costes de operación para alcanzar los 3 euros/kg de hidrógeno renovable.

Avances

Los resultados obtenidos por este proyecto se utilizarían como referencia para validar una tecnología “innovadora y competitiva” a escala pre comercial. El caso de negocio analizado durante el proyecto proporcionará, asimismo, “pruebas cuantitativas que reducirán el riesgo en el despliegue de infraestructuras necesarias para la implantación del hidrógeno renovable como vector energético en toda Europa”.

El proyecto contempla tres años dedicados a la investigación, desarrollo y construcción del electrolizador, y dos años adicionales de operación para realizar la demostración y validación de la tecnología. Esta iniciativa, según la energética, supondrá “un gran impulso al desarrollo tecnológico en la producción de hidrógeno renovable y tendrá un efecto positivo en otras industrias, como la de la movilidad, el refino, la producción de combustibles sintéticos y la generación de energía renovable”.