Tesla dispara la cotización del bitcóin tras invertir 1.500 millones de dólares y aceptarlo como forma de pago

Con ganancias de hasta el 16%, la criptomoneda ha alcanzado un nuevo récord de 44.595 dólares (aproximadamente 37.028 euros)

Imagen de Elon Musk, CEO de Tesla
Imagen de Elon Musk, CEO de TeslaHannibal HanschkeAP

El bitcóin continúa batiendo récords, esta vez aupado por Tesla. La compañía de vehículos eléctricos liderada por Elon Musk ha dejado claro que esta criptomoneda jugará un papel protagonista en el futuro. El fabricante ha anunciado hoy una inversión 1.500 millones de dólares (1.247 millones de euros) en bitcóin y que va a empezar a aceptarla como forma de pago de sus vehículos “en un futuro cercano”. La noticia ha impulsado la cotización de la criptomoneda a un nuevo récord de 44.595 dólares (aproximadamente 37.028 euros).

La criptodivisa más utilizada en el mundo lleva creciendo como la espuma desde el pasado mes de diciembre, cuando superó por primera vez el nivel de los 20.000 dólares. Hace apenas un mes, el 7 de enero, rompió la barrera de los 40.000 dólares (32.600 euros). Con ganancias de hasta el 16%, este 8 de febrero la criptodivisa registra el mayor alza interdiaria desde el 29 de abril de 2020, cuando creció un 13,22%. En lo que va de 2021 las cotizaciones de bitcóin han subido un 50%, comparado con una ganancia del 3,5% en el índice Standard & Poor’s, y del 1,8% en el índice del Dow Jones, mientras que el Índice Nasdaq ha subido un 7,5% y los precios del oro han bajado un 3,5%.

La crisis económica está impulsando al bitcóin como valor refugio, aunque su volatilidad hacen que este activo digital cuente con aún muchos detractores. Su falta de regulación lo convierte en el paradigma de la especulación. Sin ir más lejos, el pasado 21 de enero sufrió una caída interdiaria del 13,06%. Las recientes subidas se deben principalmente al posicionamiento de los inversores institucionales que ven al bitcóin como un activo para protegerse de la inflación, entre ellos los bancos de inversión, los cuales consideran factible que el bitcóin llegue a los 50.000 dólares en los próximos en marzo.

El extravagante Elon Musk respaldó en Twitter hace apenas unos días a la criptomoneda irónica Dogecoin, cuya imagen es un perro de raza Shiba Inu. Tras calificarla como “la criptomoneda del pueblo”, su cotización subió casi un 60% y alcanzó su valor más alto a 8,2 centavos el domingo 7 de febrero por la noche, según Bloomberg. Pero su entusiasmo por la criptodivisas ha quedado patente hoy en una presentación ante la Comisión del Mercado de Valores de EEUU, cuando Tesla indicó que la adquisición de bitcóin está enmarcada en una nueva política de inversiones que apunta a proveerles “con más flexibilidad para diversificar y maximizar” aún más el rédito de su efectivo.

Cada vez con mayor presencia

El anuncio de hoy indica que Tesla tiene la opción de colocar fondos en efectivo en “ciertos activos de reserva alternativos” que incluyen “activos digitales, oro, fondos en oro que se negocian en los mercados y otros activos especificados en el futuro”. La inversión hecha en el último mes convierte a Tesla en una de las compañías más grandes con inversiones en bitcóin y que permite pagos mediante el activo digital creado hace apenas 12 años.

Otro gran nombre que está buscando exposición es el conocido inversor en valor Bill Miller, a través del fideicomiso Miller Opportunity Trust. El pasado viernes, en una presentación regulatoria ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE UU, el fondo, que tiene 2.250 millones de dólares en activos, dijo que “podría buscar una exposición a la inversión en bitcóin indirectamente invirtiendo en el Grayscale Bitcoin Trust”, explica Simon Peters, analista de eToro. Por otro parte, en noviembre PayPal abrió su plataforma de criptomonedas a todos los consumidores en Estados Unidos después de un período de prueba restringido a ciertos inversores.

Respuestas a las principales dudas sobre bitcóin

¿Un inversor poco experimentado debe apostar por bitcóin?

El bitcóin peca de volátil y las grandes subidas también suelen ir acompañadas de grandes caídas. Nunca va a poder haber más de 21 millones de bitcóin en el mercado, por lo que el propio diseño de su algoritmo favorece la escasez de oferta provocando que el precio suba. Su alto riesgo no se ajusta al perfil de inversores conservadores y puede acabar en fracaso para inversores poco experimentados. Marc Sansó, CEO y fundador de Elsebits, y profesor de EAE Business School, aconseja a los inversores que diversifiquen sus carteras y que no depositen todo su dinero en criptomonedas. “Esta es una burbuja de libro y va a haber mucha gente que se va a pillar los dedos”, advirtió a LA RAZÓN el 7 de enero, cuando la divisa digital superó la barrera de los 40.000 dólares.

¿No está regulado de alguna forma?

Precisamente, en su esencia reside la falta de regulación. Su origen se remonta a la Gran Recesión de 2008 con el objetivo de crear una moneda que no estuviera bajo el control de las autoridades. El bitcóin, como otras divisas digitales, solo existen en la web a través de un sistema de cifrado digital, controlado mediante una base de datos descentralizada. Su control no reside en bancos ni gobiernos, sino tan solo en los usuarios. Por lo tanto, el mercado manda, lo que provoca que su cotización sea como una montaña rusa.

¿Es fácil invertir en bitcóin?

No especialmente. Hace poco, el periódico estadounidense The New York Times publicó el caso de un programador alemán que está a punto de perder 200 millones de dólares en bitcóin por olvidar la contraseña que le da acceso a la cartera virtual donde depositó 7.000 de estas criptodivisas. Si el usuario agota 10 intentos para introducirla, el contenido de la cartera se encriptará y lo perderá para siempre. De los 18,5 millones de bitcoines existentes, alrededor del 20%, que actualmente valen alrededor de 140.000 millones de dólares, parecen estar en billeteras perdidas o varadas, según los datos de Chainalysis, una empresa de análisis de blockchain.

¿Es un valor refugio seguro?

JP Morgan auguró recientemente que la criptodivisa podría alcanzar los 146.000 dólares en el largo plazo, sustituyendo al oro como valor refugio. No obstante, antes de alcanzar este punto la moneda virtual deberá reducir su fuerte volatilidad. Sansó también advierte de que debido a su falta de regulación, un porcentaje significativo de las transacciones con bitcóin acaba en fraude y en operaciones dudosas, aunque con el paso de los años sus transacciones se han ampliado a otros ámbitos.