La OPA de MásMóvil por Euskaltel levanta ampollas: “el nacionalismo la entrega al mejor postor”

Euskaltel se dispara en Bolsa un 16% entre las críticas de la oposición y el apoyo del Gobierno vasco. MásMóvil asegura que no cambiará ni la marca, ni la sede y que mantendrá el trabajo durante, al menos, 5 años

Un globo con el logo de MásMóvil durante su debut en la Bolsa en Madrid
Un globo con el logo de MásMóvil durante su debut en la Bolsa en MadridJUAN MEDINA

La oferta pública de adquisición (OPA) anunciada por MásMóvil para adquirir el 100% de las acciones de Euskaltel ha generado una división radical de opiniones. Para MásMóvil, los accionistas mayoritarios de Euskaltel y el Gobierno vasco, la OPA supondrá una oportunidad de desarrollo tecnológico para País Vasco. Para la oposición del PNV y el presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, supone perder una empresa vasca de referencia que el “nacionalismo entrega al mejor postor”, ha criticado el PP. La OPA se realizará a través de Kaixo Telecom, S.A.U., una sociedad controlada íntegramente por MásMóvil Ibercom.

A la espera de que la OPA llegue a buen puerto, el CEO de MásMóvil, Meinrad Spenger, ha querido aclarar los detalles de la operación que ha levantado las críticas de la oposición del Gobierno del País Vasco. Meinrad Spenger ha afirmado en declaraciones a Radio Euskadi que la OPA a Euskaltel es un “proyecto de crecimiento” entre dos empresas “complementarias” y ha asegurado que no quieren cambiar “ni la entidad, ni la marca, ni la sede de la compañía, ni, por supuesto, la cercanía y el arraigo” a País Vasco. Asimismo, ha destacado que hay un “compromiso a medio y largo plazo” con el empleo, que se garantiza, al menos, durante cinco años. El grupo Euskaltel cuenta con 25 años de historia, lo integran las marcas Euskaltel, R (Galicia), Telecable (Asturias) y Virgin telco, y al cierre del pasado año, contaba con una plantilla de 581 personas.

Hasta el momento parece haber altas probabilidades de que la operación se cierre con éxito. MásMóvil ha señalado que cuenta ya con el respaldo de un 52,32% del capital social de Euskaltel, ya que sus principales accionistas Zegona Limited, Kutxabank, S.A. y Alba Europe S.à r.l. se han comprometido a aceptar la misma “mediante acuerdos irrevocables alcanzados con MásMóvil”. El CEO de MásMóvil también lo cree. Spenger estima que la OPA estará cerrada en alrededor de seis meses y ha asegurado que, con esta operación, los consumidores podrán acceder a la red de fibra óptica de MásMóvil, “a la red de mayor capacidad, de mayor velocidad, de mejor rendimiento de forma inmediata”. No obstante, la operación, que previsiblemente se prolongará durante meses, está condicionada a lograr “la aceptación de al menos un 75% más una acción del capital y a que obtenga todas las autorizaciones de competencia y regulatorias oportunas que se describen en el anuncio”.

La oferta se satisfará en su totalidad en efectivo y se realizará a un precio de 11,17 euros por acción de Euskaltel, S.A., lo que supone una prima del 26,8% respecto al precio medio ponderado de las acciones en los últimos seis meses, explicó MásMóvil en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En consecuencia, el importe máximo a desembolsar por el Grupo MásMóvil asciende a cerca de los 2.000 millones.

Euskaltel se dispara en Bolsa

El anuncio, mejor recibido por unos que por otros, ha repercutido en la Bolsa positivamente. Las acciones de Euskaltel se han disparado este lunes un 16%. En el acumulado del año, la compañía se revaloriza el 29,42%. El Gobierno vasco ha señalado que “ha seguido de cerca esta operación” y que la ve con buenos ojos ya que es “una decisión conjunta permite ganar músculo en capacidades tecnológicas y oportunidades de digitalización para el conjunto de Euskadi” y recuerda que la operación se produce la misma semana en la que el Gobierno Vasco va a aprobar la Estrategia de Transformación Digital de Euskadi.

Mientras que el Gobierno del País Vasco respalda la venta, los dos principales grupos de la oposición en el Parlamento vasco, EH Bildu y Podemos, la critican y pedirán responsabilidades políticas. Desde el principal partido de la oposición vasca, EH Bildu, su coordinador general, Arnaldo Otegi, ha criticado en Twitter la gestión: “En plena era de la digitalización en vez de invertir a futuro en una empresa pública como Euskaltel, al PNV se le ocurrió privatizarla sacándola a bolsa” (en el 2015). “Dejó de ser pública pero nos dijeron que su arraigo estaba asegurado. Hoy ya sabemos que ni lo uno ni lo otro. ¡Menudos gestores!”, ha proclamado Otegi.

De forma similar, la portavoz parlamentraria de Elkarrekin Podemos, Miren Gorrotxategi, ha opinado que la OPA a Euskaltel “es la última de una larga lista de malas noticias para la soberanía vasca. La venta de empresas públicas supone perder capacidad de decisión en el futuro, más aún en un sector estratégico y de futuro como son las telecomunicaciones”. A esta opinión se ha sumado el presidente del PP vasco y del grupo parlamentario de PP+Cs, Carlos Iturgaiz, ha lamentado este lunes que se “va a pique el buque insignia Euskaltel”, que el nacionalismo entrega “al mejor postor”.

Pero aquí no quedan los detractores de la operación. El presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao y exconsejero de Euskaltel, José Ángel Corres, ha afirmado que la OPA de MásMóvil “no es positiva para Euskadi” y ha considerado que el Gobierno vasco, con el fondo arbitrado para tener participación en empresas cotizadas, podía haber evitado la operación. Corres ha advertido en declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, de que se pierde “una empresa vasca y viene una gran empresa internacional”.

A su juicio, la presencia de Kutxabank en el accionariado de Euskaltel “le debiera dar una conciencia de país y otro tipo de sensibilidad”, pero ha considerado que lo que ha “facilitado” la operación ha sido que la entidad financiera vasca bajara su participación del 20% para cumplir las exigencias del Banco Central Europeo. “La pena es que no se ha articulado nada a nivel de país para que esa participación que había que liberar quedase en manos públicas o semipúblicas vascas”, ha sostenido.

Kutxabank, por su parte, ha destacado que la OPA de MásMóvil es una “buena operación” para el operador vasco y cree que contribuirá a “su sostenibilidad futura”. La entidad ha subrayado que la operación incluye “importantes compromisos locales a largo plazo” en cuanto a actividad, empleo, marcas y sedes sociales. Además, ha recordado que MásMóvil tiene entre su accionariado un 11% de accionistas locales. En la actualidad, Kutxabank tiene una participación en Euskaltel del 19,88% del capital social, una cuota que ha ido reduciendo a lo largo de los años. En abril de 2019, Kutxabank dejó de ser el primer accionista de Euskaltel, tras ser desbancado por el fondo británico Zegona, que cuenta en la actualidad con un 21,4% de las acciones, el cual se ha disparado en Bolsa un 28% tras el anuncio de la OPA.