ACS vende casi todo su negocio industrial por 5.000 millones

La francesa Vinci adquiere una división que cuenta con 45.000 empleados en medio centenar de países. El negocio industrial de ACS ha facturado una media de 6.000 millones en los últimos tres años

Exterior del edificio de la sede de la constructora española Grupo ACS en Madrid
Exterior del edificio de la sede de la constructora española Grupo ACS en MadridEduardo ParraEuropa Press

El Grupo ACS ha firmado un acuerdo con la francesa Vinci para venderle la mayor parte de su división industrial por una cantidad cercana a los 5.000 millones de euros, según comunicó este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía que preside Florentino Pérez.

La venta incluye, además de las actividades de ingeniería y obras, las participaciones en ocho concesiones o PPP (asociación público-privada, por sus siglas en inglés) de proyectos sobre todo de energía, así como la plataforma de desarrollo de nuevos proyectos en el sector de energía renovable. ACS retendrá principalmente en su poder Zero-e (su filial de renovables) y quince concesiones cuyo proceso de segregación se llevará a efecto antes de la ejecución de la compraventa. En total, una plantilla de unos 45.000 empleados en medio centenar de países y una facturación media de más de 6.000 millones de euros en los últimos tres ejercicios, con presencia sobre todo en España, México, Brasil, Perú y Chile.

El acuerdo prevé que ACS perciba al cierre de la operación un mínimo de 4.930 millones de euros y un máximo de 4.980 millones. Este pago se compone de un pago fijo de 4.200 millones de euros y un pago adicional mínimo de 730 millones y máximo de 780 millones como compensación por la caja de la compañía, cuyo importe exacto se definirá en función de los resultados del perímetro vendido a la fecha de ejecución de la compraventa.

Adicionalmente, ambas partes se han comprometido a crear una empresa conjunta a la que aportarán, a precio de mercado y una vez que estén terminados, conectados a la red y listos para producir, todos los activos renovables que desarrolle la división industrial objeto del acuerdo. Esta operación se llevará a cabo como mínimo en los ocho y medio años siguientes a la ejecución de la compraventa.

Por otra parte, el consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, dejará su cargo, que ocupa desde su nombramiento en 2017. No obstante, continuará siendo consejero delegado de Hochtief y presidente de Abertis, así como responsable de las nuevas inversiones que ACS realizará con el producto de la desinversión del grupo industrial.