La hostelería reconoce ya la pérdida de un millón de empleos y denuncia que “la ayuda sigue sin llegar”

El sector reconoce ya unas pérdidas de 70.000 millones. Las cifras del sector caen a niveles del siglo XX

Protesta de hosteleros
Protesta de hostelerosMaría José López

“Hoy estamos por debajo de un millón de empleos reales en la hostelería. Estamos volviendo, si cuentan los ERTE, más la gente que no se ha incorporado, a cifras del año 2000. Hemos sido capaces de duplicar en 20 años y ahora hemos retrocedido a niveles de empleo anteriores a este siglo”. Así lo ha reconocido José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España en la presentación del I Foro Nacional de Hostelería, en la que ha cargado de nuevo contra el Ejecutivo por su ineficacia en la gestión de la crisis en su sector. Con ese dato, más de un millón de empleos de los cerca de dos que antes de la pandemia se han perdido “y va a ser muy difícil que se recuperen. La situación y las cifras hablan de la extrema gravedad que tenemos. Las ayudas van a llegar tarde, las del plan tan anunciado no han llegado y el resto han sido muy pocas, escasas y a niveles de comunidades, con mucho desequilibrio y poca homogenidad. Se van a batir récords de concursos de acreedores a partir de ahora”, lamentó.

Yzuel ha instado al Ejecutivo a que entregue de forma urgente las ayudas prometidas, que se implemente el pasaporte sanitario y ponga “todos los recursos necesarios” para agilizar la vacunación. “Necesitamos vacunar, vacunar y vacunar, por tierra, mar y aire. Eso va a servir de punto de inflexión, que esperemos que sea pronto y que dentro de poco esto sea un mal sueño”.

Los representantes de los hosteleros han recordado el desastroso momento que vive su sector, cercado por las restricciones, con pérdidas crecientes de facturación y sin que lleguen las ayudas directas. “En lo que va de año prácticamente ha empeorado todo, Vemos, de nuevo, una situación con rebrotes por todos lados, con nuevas limitaciones, nuevos cierres, con nuevas acciones que nos limitan y nos causan la ruina total. seguimos viviendo en una incertidumbre permanente”. Respecto al cierre de 2020, las pérdidas del sector alcanzan casi los 70.000 millones, unos datos que se duplican si se suman el sector hotelero. “A partir de ahí, todos los dato son “dramáticos. Estamos viendo ya datos consolidados de ventas de enero, son los peores de la pandemia, -exceptuando los del confinamiento- con mayor bajada global que el año anterior”.

Asimismo, ha recordado que muchos de los hosteleros en ERTE no se van a poder incorporar de nuevo. “La situación sigue siendo con un descenso de venta brutal de facturación, que va a superar, seguramente, el 50%, superando el descenso de ventas del año pasado”, sobre todo en el primer trimestre, que “ha sido absolutamente desastroso”, recordando que no ha habido Semana Santa: “Ha sido un desastre y las previsión es que miles de trabajadores pasarán directamente del ERTE al paro”.

El presidente de Hostelería de España ha vuelto a cargar contra el Gobierno, al que ha vuelto a reprochar que vuelve a llegar tarde con sus medidas. “No nos explicamos por qué no llegan ya. Se necesitan de manera urgente. Las ayudas tienen que ser para ayer, han pasado 40 días del anuncio del Gobierno y no se nos ha concretado ni cómo ni de qué manera nos podemos sumar y en qué fecha van a llegar”. También ha recordado a la ministra de Hacienda que se anunció hace prácticamente un mes “que llegaría a lo largo del verano, pero el verano empieza en junio y acaba en septiembre, si llegan al final, será tardísimo para muchas empresas, que están en una situación dramática”, ha recalcado.

El objetivo, para Yzuel, será salvar el verano turístico, pero “no depende de nosotros, depende de otras factores y del Gobierno”, como, entre otros, en abrir las fronteras. También ha incidido en que se necesita la implementación “urgente” del pasaporte sanitario, “algo que acompañado de esa vacunación y de restringir mucho menos las limitaciones, especialmente cierres perimetrales y movilidades, permitan moverse con libertad”. Lo que sí ha descartado es que se hayan planteado controlar la entrada en establecimientos a personas. “Es operativamente muy complicado y un poco excesivo”.