Economía

Reino Unido no incluye a España en su ‘lista verde’ de destinos seguros

Golpe al turismo español. El listado de países sí cuenta con Portugal o Gibraltar

Una pareja de turistas británicos caminan por el centro de Barcelona
Una pareja de turistas británicos caminan por el centro de BarcelonaEnric FontcubertaEFE

A pesar de que se termina el estado de alarma en España y la situación epidemiológica en nuestro país ha mejorado, llegan muy malas noticias para el sector turístico español. Un nuevo varapalo que se suma a estos 14 meses de estragos en una de las industrias que más ha sufrido económicamente las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

El Gobierno de Reino Unido anunció que ha dejado fuera a España de la «lista verde» de 12 destinos a los que los británicos podrán viajar por ocio a partir del 17 de mayo sin hacer cuarentena a su regreso. España queda, de momento, en la «lista naranja» del sistema semáforo, lo que quiere decir que los pasajeros tendrán que aislarse a su regreso durante diez días. Una cuarentena obligatoria de diez días, que aunque se pueda reducir con una segunda PCR en suelo británico, espanta a los turistas. La medida del Gobierno de Boris Johnson supone un jarro de agua fría para el turismo español que al menos contaba con poder salvar a las islas Canarias.

España se encuentra en la llamada “lista ámbar” lo que implica que, en principio, quien regrese a Reino Unido desde el país deberá someterse a una prueba de coronavirus antes de regresar, y a la vuelta pasar diez días de cuarentena, pero no estará obligado a hacerla en hoteles, sino que podrá hacerla en su domicilio. Asimismo, se les dará a los viajeros la opción de realizar, el segundo o el octavo día de la cuarentena, un test que permitiría abandonar el aislamiento de forma anticipada. No obstante, el Gobierno británico ha pedido a los turistas que “no viajen a los países o territorios de la ‘lista ámbar’ por motivos de ocio”. Junto a España forman parte de esta lista Italia, Grecia, Francia o Estados Unidos.

El ministro de Transporte británico, Grant Shapps, detalló que los viajeros que regresen a Inglaterra desde los destinos de la “lista verde”, entre los que se incluye a Portugal y Gibraltar, no deberán cumplir una cuarentena de diez días, pero deberán hacerse una prueba PCR de coronavirus una vez hayan regresado, en lugar de dos, requisitos que sí deberán cumplir quienes provengan de territorios clasificados como «ámbar».

En una rueda de prensa, Shapps indicó que la clasificación se revisará tres semanas después del 17 de mayo, la fecha en la que se levantará la prohibición de viajar al extranjero desde Reino Unido.

«Algunos de nuestros destinos vacacionales favoritos, como Francia, España y Grecia, todavía no están incluidos» en el grupo de países con mayores facilidades para viajar, señaló el ministro, que recalcó que las revisiones periódicas de la lista servirán para «ver cómo y cuándo se puede expandir».

El Ejecutivo británico detalló que todo el territorio español, incluidas las Baleares y Canarias, se mantiene por ahora en la categoría «ámbar», mientras que en «verde» se encuentran Australia, Brunei, las Malvinas, las islas Feroe, Gibraltar, Islandia, Israel, Nueva Zelanda, Portugal, Madeira, las Azores y Singapur.

Continúan en la «lista roja» países como India, Bolivia, Brasil, Ecuador, Chile y Colombia. Desde esos lugares, tan solo pueden acceder a territorio británico los residentes en Reino Unido o la República de Irlanda, que deben aislarse durante 10 días en un hotel específicamente designado por las autoridades.

Paradójicamente, Portugal se convirtió en enero en el país más afectado del planeta. Fue entonces cuando las autoridades lusas tomaron la dura decisión de aislarse completamente y hasta de cerrar las fronteras terrestres. Tras aplanar la curva y hasta registrar días sin muertos, Portugal adelantó la reapertura, aunque sigue con pies de plomo. Desde el 1 de mayo ya no hay restricciones en carretera con España. Para entrar por aire, a los españoles se les requiere una prueba PCR negativa previa a la salida.

Además de Turquía, otros países incluidos en esta lista son Argentina, Uruguay, Suráfrica o Venezuela. Dado que Estambul es la sede de la final de la Liga de Campeones de Fútbol, que enfrentará a dos equipos ingleses, el Chelsea y el Manchester City, Shapps ha ofrecido en nombre del Gobierno la posibilidad de albergar el partido en suelo británico.