Vacaciones de verano: cuidado con el tamaño y peso de las maletas de cabina, algunas le pueden costar hasta 165 euros

A la hora de adquirir una maleta, debe priorizarse el tamaño 55 x 35 x 20 cm, ya que se adapta a todas las aerolíneas. La mayoría de las compañías establecen el límite de peso entre 10kg y 12 kg, aunque en otras es de 8kg o incluso 7kg

Turistas con maletas por el centro de Madrid
Turistas con maletas por el centro de MadridCristina BejaranoLa Razón

Antes de poder disfrutar de las ansiadas vacaciones de verano, aquellos que decidan hacer un pequeño viaje tras los meses de cierre de fronteras, tendrán que preocuparse, además de por las restricciones de cada país, por su maleta. Elegir, descartar, hacer y deshacer. Lo cierto es que preparar el equipaje que viajará con nosotros en cabina es todo un ejercicio de tetris, en el que no solo hay que cuadrar las piezas, sino también su tamaño y peso. Y es que no tener en cuenta las dimensiones y peso máximos fijados por las aerolíneas puede encarecer su billete hasta en 165 euros, advierte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

¿Qué pasa si su maleta es más grande?

“Aunque el tamaño de las diferentes maletas de cabina que se comercializan actualmente es muy similar, no siempre coincide con las dimensiones máximas admitidas por las distintas compañías aéreas”, advierte la OCU. Si su maleta excede las medidas que admite la aerolínea con la que va a volar, puede ocurrir que no tenga más remedio que facturarla en el aeropuerto y que le cobren la tarifa correspondiente. Por ejemplo, Ryanair cobra 69,99 euros por el equipaje de cabina que sea rechazado en la puerta de embarque por exceder las medidas, Easyjet entre 29 y 58 euros por pago en el aeropuerto en función del tamaño de la maleta y Transavia 45 euros por equipaje que haya que facturar en el último momento en el aeropuerto.

Tamaño de las maletas de cabina en cada aerolínea. Fuente: OCU
Tamaño de las maletas de cabina en cada aerolínea. Fuente: OCU FOTO: OCU

El peso también importa

Además, aunque se respeten las dimensiones, meter algunas prendas extra puede ocasionar un peso adicional por el que la compañía también puede obligarle a facturar la maleta. La mayoría de las aerolíneas establecen el límite entre 10kg y 12 kg, aunque en otras es de 8kg (Alitalia, Brussels Airlines, Eurowings, Finnair, Swiss air, TAP y Turkish) o incluso 7kg (Qatar y Emirates). En lo que respecta al importe de las tarifas por exceder el peso, las más altas son la que imponen Turkish Airlines (hasta 165 euros), TAP (hasta 120 euros), Iberia (hasta 100 euros) y Swiss Air (hasta 100 euros). “Aunque en estos casos el importe final dependerá del tipo de billete, del destino o del número de maletas que se hayan facturado”, aclara la OCU.

Otras compañías, como Ryanair, Transavia o Easyjet, imponen un suplemento mínimo de 70, 40 y 30 euros respectivamente por superar las medidas fijadas teniendo contratada una tarifa básica. Pero es que, incluso respetando estas medidas, muchas compañías low cost como Easyjet, Norwegian, Ryanair, Vueling y Wizz Air pueden llegar a cobrar un suplemento por la maleta de cabina: por ejemplo, Vueling obliga al pago de 25 euros si se ha contratado la tarifa Basic.

Consejos para evitar sustos

Para evitar sobrecostes de última hora, OCU recomienda a los pasajeros medir y pesar la maleta de cabina para comprobar que no superan las medidas fijadas por la compañía aérea con la que se va a viajar, así como consultar las condiciones de su tarifa. Y en el caso de adquirir una nueva maleta, priorizar las medidas de 55 x 35 x 20 cm, el tamaño propuesto por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que cumple con los máximos fijados por todas las compañías.