Motor

El nuevo retraso del plan de recuperación del sector del motor harta a los fabricantes

La ministra Maroto avisa de que «espera poder presentar» los planes de inversión a final de año. Las compañías acusan al Gobierno de estar «frenando la implantación de los vehículos eléctricos en nuestro país»

La ministra de Industria, Comercio y Turismo y el Rey Felipe VI, en el Automobile Barcelona, esta semana
La ministra de Industria, Comercio y Turismo y el Rey Felipe VI, en el Automobile Barcelona, esta semana FOTO: David Zorrakino Europa Press

El anuncio de la ministra de Industria, Reyes Maroto, de nuevos retrasos en la puesta en marcha del Proyecto Estratégico de Recuperación y Transformación Económica (PERTE) ha indignado a los fabricantes de automóviles que, si bien en su asamblea no han realizado una comunicación oficial, en privado se han mostrado muy molestos por la actitud de la Administración, que «está frenando la implantación de los vehículos eléctricos en nuestro país por su retrasos», reconocieron a este diario. Los fabricantes ya están produciendo coches de este tipo en España, mientras el Ejecutivo retrasa cada día la puesta en marcha de ayudas a la adquisición y a la instalación de puntos de recarga.

Mientras que inicialmente las ayudas del PERTE iban a llegar ya el mes que viene, Maroto anunció ayer que hasta fin de año no se publicarán las condiciones del programa integral de desarrollo del coche eléctrico y conectado, con las bases de las ayudas públicas, para acelerar el despliegue de este tipo de vehículos. Y ello a pesar de que el jueves, aprovechando el Salón de Barcelona, todos los fabricantes presentes en la muestra le trasladaron a ella y el presidente del Gobierno mayor diligencia en la puesta en marcha de los fondos. Maroto solo indicó que su departamento «trabaja intensamente» en este programa integral de desarrollo de la cadena de valor industrial del vehículo eléctrico y conectado.

Al parecer, la razón de la demora es que el Ejecutivo se vio obligado a reelaborar sus planes ante el temor de que no se ejecutase la totalidad de los 4.295 millones de euros prometidos por la Unión Europea. De estos fondos, la aportación para el desarrollo de la movilidad eléctrica tendría un montante de 3.400 millones de euros y podría movilizar hasta 24.000 millones entre inversión pública y privada. Este retraso puede dar al traste con los planes de electrificación del grupo Volkswagen, al que pertenece Seat. La marca española, a través de Cupra, ya tiene en producción su primer modelo eléctrico, el Born, y prevé fabricar coches eléctricos en Martorell en 2025. Pero. Volkswagen debe decidir el calendario de inversiones de los próximos años en noviembre, pero el PERTE no se concretará, como pronto, hasta un mes después.

Por otra parte, los fabricantes han solicitado al Ministerio que no sea un requisito indispensable para acceder a las ayudas traer la producción de un vehículo eléctrico a España. Esta obligación deja sin opciones a muchos fabricantes que no tienen de forma inmediata –aunque si a medio y largo plazo– el desarrollo de coches eléctricos en nuestro país. Otros fabricantes lamentan la falta de visión a largo plazo en el diseño de los planes redactados hasta ahora, ya que son programas a corto y los fabricantes necesitan programas a diez años para planear el futuro de sus inversiones industriales.

Mientras, las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España han continuado su desplome en el pasado mes de septiembre. En total se matricularon 59.641 unidades, lo que supone una disminución del 15,7% frente al año pasado. En los nueve primeros meses de este ejercicio se registró un incremento del 8,8% en la comparativa interanual, hasta 647.995 unidades. Pero si lo comparamos con un año antes, la caída ha sido de un 33%. Por canales de mercado, los clientes particulares adquirieron 265.322 unidades en lo que va de año, un 11,2% menos, y 28.593 unidades en septiembre, un 21,8% menos, mientras que las empresas matricularon 241.329 unidades desde enero, un 12,2% más. La recuperación del turismo favoreció las compras de los alquiladores, que aumentaron un 73,1% hasta septiembre, con un total de 141.304 unidades y, en septiembre, registraron 5.373 matriculaciones, es decir, un 39,6% más.