Díaz enciende a la CEOE al limitar a 90 días los contratos de refuerzo

El Gobierno da por hecha la reforma laboral, pero los empresarios ven hoy «muy difícil» dar su aprobación

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz FOTO: EUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Los empresarios consideran que las últimas propuestas del Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda Díaz «no ayudan» precisamente a alcanzar un acuerdo con la patronal sobre una contrarreforma laboral que la propia Díaz ha dado por hecha. Las fuentes patronales consultadas ayer por este diario consideran que, de hecho, «a día de hoy es muy difícil que se cuente con el sí empresarial». La propuesta de establecer un límite máximo de 90 días en los contratos de refuerzo para campañas ocasionales no ha sentado bien a la CEOE, que llama también la atención sobre las últimas medidas que se están aprobando en el BOE y que van «en contra del diálogo». En concreto, el nuevo listado de propuestas, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, contempla en su artículo 15 que las empresas «podrán formalizar contratos por circunstancias de la producción para atender campañas ocasionales y previsibles (...) por un máximo de noventa días al año en el número necesario para atender las campañas debidamente identificadas en el contrato de trabajo».

El Ministerio de Trabajo entiende como campañas ocasionales y previsibles aquellas que provocan «incrementos de actividad que, siendo predecibles en su acaecimiento, no lo sean en su alcance o magnitud, o tengan una duración reducida y delimitada». En cualquier caso, se especifica que las empresas deberán trasladar a la representación de personas trabajadoras una previsión anual de uso de estos contratos.

El documento refleja que bajo ningún concepto podrá identificarse como circunstancias de la producción la realización de los trabajos en el marco de contratas, subcontratas o concesiones administrativas que constituyan la actividad habitual u ordinaria de la empresa. Ante este órdago, los empresarios esperan que este viernes Díaz presente una propuesta en la que se amplíen esos 90 días, que los sindicatos quieren reducir aún más por debajo de esa cifra.

Desde el 17 de marzo, el Ministerio de Trabajo ha venido manteniendo reuniones semanalmente con patronal y sindicatos, que se han intensificado en las últimas semanas, con el objetivo de tener aprobada y publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de que termine el año una reforma laboral, si es posible, con consenso. Las posturas han estado muy alejadas casi desde el principio y llevaron la negociación casi a la ruptura cuando la patronal se levantó de la mesa hace un mes, momento que coincidió con la incorporación al diálogo social de la Vicepresidencia Económica y del Ministerio de Inclusión y Seguridad Social.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, defiende un «acuerdo de mínimos» porque a veces llegan mucho más lejos que acuerdos de máximos que son mucho más difíciles de alcanzar». Sin embargo, tanto Díaz como Calviño dan por seguro que la contrarreforma se aprobará en el BOE antes de que acabe el año, como se comprometió el Gobierno.

Fuentes empresariales dan por descontado este diario que el Ejecutivo descuenta que Bruselas no bloqueará la entrega de 12.000 millones de los fondos de reconstrucción si los empresarios no aprueban los cambios laborales introducidos por el Gobierno. «Bruselas no va a mover un dedo», deslizan estas fuentes, que no descartan ningún escenario. Tampoco el del acuerdo «in extremis».