4 errores que cometes como autónomo por los que Hacienda puede multarte

No separar la cuenta bancaria personal de la profesional o incluso no conservar los justificantes de cada ingreso o gasto puede suponer una serie de sanciones económicas

La lucha contra el fraude fiscal se ha intensificado durante los últimos años por parte del Ejecutivo. Tanto es así, que dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que ha tenido que aprobar España para poder recibir los fondos europeos “Next Generation”, se estableció la necesidad de tomar “medidas y actuaciones de prevención y lucha contra el fraude fiscal”.

Por lo tanto, además de evitar los fraudes, desde el Gobierno se intenta aflorar la economía sumergida, así como aprobar una norma específica. Todo ello hace que las inspecciones sobre el colectivo de autónomos se estén intensificando.

Asimismo, son varios los errores que habitualmente cometen estos trabajadores por cuenta propia y que, sin tener conocimiento de ello, Hacienda los considera como infracciones. Es por ello que en última instancia esto puede conllevar una serie de sanciones económicas cómo puede ser no separar la cuenta bancaria personal de la profesional o incluso no conservar los justificantes de cada ingreso o gasto.

Estas pueden ser las actuaciones sancionables más comunes, además de otros casos concretos que pueden levantar sospechas y por las que un autónomo puede llegar a ser multado.

Usar una sola cuenta personal y profesional

Los trabajadores por cuenta propia o autónomos que tengan una cuenta profesional y una personal, en las que se mezclan las finanzas del negocio con las del hogar, genera una infracción que podría traer consigo una multa. Cuando una persona utiliza la misma cuenta, la separación de los ingresos y gastos derivados únicamente de la actividad que desarrolla se complica. Por lo tanto, esto puede suponer un descontrol para la empresa, ya que a la hora de presentar la justificación de movimientos financieros, los flujos de entradas y salidas no corresponderá con estos. Lo que levantará las sospechas y lo más probable es que derive en una Inspección.

Cometer errores al transcribir datos contables

Los trabajadores por cuenta propia tienen la obligación de llevar la contabilidad de su negocio, a excepción de los autónomos que que cotizan por módulos. A pesar de que en muchas ocasiones esto pueda ser un despiste por parte del trabajador, un error en la transcripción de los datos presentados a la Agencia Tributaria puede suponer una infracción que sea motivo de sanción económico. No obstante, en el caso de que el autónomo notificase al fisco su error, lo habitual es que Hacienda retirase la multa al no considerarlo como una infracción.

No tener justificantes de ingresos y gastos

Este es otro de los errores comunes que cometen los trabajadores por cuenta ajena, por lo tanto es necesario que se solicite un justificante para cualquier acción realizada con clientes o proveedores, es decir, en cada ingreso y cada gasto. Esto es imprescindible, ya que en el caso de no hacerse, Hacienda puede entender que el autónomo está operando dentro de una economía sumergida. Por lo tanto, este trabajador deber guardar las facturas para posteriormente ser registradas a la hora de tributar el IRFP y el IVA.

No contar con justificantes bancarios

Por último, otro error que suelen cometer los autónomos es no contar con justificantes bancarios, por lo que un ingreso o una retirada de dinero que no esté debidamente justificada puede ser motivo suficiente para que Hacienda multe a dicho trabajador. Por lo tanto es conveniente que se solicite de manera continua a la entidad bancaria un justificante de cualquier acción relacionada con el negocio, ya que además de evitar una infracción, el autónomo podrá deducir gastos como los seguros o la cuota de autónomos.