Los alimentos frescos disparan el coste de la cesta la compra

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recordó que “eligiendo bien” el lugar donde se hace la compra se pueden ahorrar unos 1.073 euros al año de media

Los mayores incrementos se han registrado en productos como el pescado en un 7%
Los mayores incrementos se han registrado en productos como el pescado en un 7%

La inflación en España se disparó a lo largo del 2021 registrando sus cifras máximas desde mayo de 1992, a raíz del fuerte aumento de los precios de la electricidad como principal responsable. El incremento de costes en la luz y los carburantes, fueron a su vez factores determinantes que encarecieron la cesta de la compra.

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denunciaron ayer la “extraordinaria subida” de los alimentos frescos durante diciembre de 2021, ya que el pasado mes la inflación se desbocó al 6,7%. Los mayores incrementos se han registrado en productos como la carne de ovino, aumentando un 7,5% y el pescado en un 7%. A estos les han seguido las legumbres y hortalizas con 4,4%, el marisco con una subida del 3,3%, la carne de ave con un 2% y por último la carne de vacuno con un aumento del 1,9%.

A través de un comunicado, dicha organización advirtió que la subida de los precios de los alimentos resulta “muy preocupante”, dado que afecta “especialmente” a los alimentos frescos. Además, en paralelo, se refirió a las subidas registradas en algunos alimentos básicos como la pasta alimenticia (5,1%), el yogur (3,6%), los productos de bollería (3,1%), las harinas (2,1%) o el arroz (2,1%).

No obstante, estos no son los únicos productos básicos que han sufrido dichos aumentos, sino que estos se suman a otros que ya acumulaban índices interanuales “nunca antes vistos”, como el de otros aceites comestibles (30,5%), aceite de oliva (26,7%), margarina y grasas vegetales (11%) y las frutas (9%).

En cuánto a las regiones en las que más se ha notado este incremento de precios en el mes de diciembre, destacaron La Rioja y Cantabria, con un aumento del 1,5% y 1,4% respectivamente; mientras que en el lado opuesto se situaron Ceuta con un 0,9% y Murcia y Galicia con una subida del 1%.

Sin embargo, en lo que respecta a las subidas anuales, las autonomías de la “España Vaciada” son las que más han sufrido dicho incremento de los precios. Desde la organización puntualizaron que las regiones con una inflación más alta son Castilla-La Mancha (7,6%), Castilla y León (7,3%), Aragón (7,2%), Extremadura (7,1%) y La Rioja (7%). Por debajo del 6% sólo están Ceuta (5,5%) y Canarias (5,8%), seguidas por Cataluña (6,1%) y Madrid y Asturias, con un 6,2%.

Tras los datos arrojados, la OCU ha recomendado a los consumidores que adquieran productos de temporada y “priorizar” los supermercados baratos. Asimismo, desde la organización recordaron que “eligiendo bien” el lugar donde se hace la compra se pueden ahorrar unos 1.073 euros al año de media.

Debido a los datos presentados por la inflación, OCU ha pedido al Gobierno que ponga en marcha ayudas directas para los consumidores “vulnerables”, es decir, los “más afectados”, a su juicio, por la subida del precio de los alimentos.

En este sentido, la organización defendió que, al igual que existe un bono social para la energía, “debería haber un cheque de alimentos” para “garantizar” que estos consumidores “pueden afrontar estas subidas de precios”.